Gran Bretaña: “Ley de vigilancia digital viola derechos fundamentales” | Europa – Política | DW | 29.11.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa – Política

Gran Bretaña: “Ley de vigilancia digital viola derechos fundamentales”

Según Tim Berner Lee, inventor de World Wide Web, los poderes sin precedentes que la ratificada ley de supervisión digital otorga a autoridades británicas son una “violación de derechos fundamentales a la privacidad”.

En declaraciones a la BBC, Berners-Lee dijo además que la nueva ley constituirá una "pesadilla de seguridad" a los proveedores de Internet. "Esta carta de fisgones no tiene espacio en una democracia moderna, socaba nuestros derechos básicos online", agregó Berners-Lee, quien aseguró que el Gobierno parece determinado de seguir adelante, a pesar de las críticas recibidas tanto de comités parlamentarios como de la sociedad civil. 

El informante estadounidense Edward Snowden señaló a principios de mes, cuando el Parlamento aprobó la legislación, que las medidas suponían "la vigilancia más extrema en la historia de la democracia Occidental".

Apodada como la "carta de los fisgones" por sus detractores, la nueva normativa permite a los servicios de inteligencia británicos hackear teléfonos móviles y PCs, así como solicitar a lor proveedores de Internet del país y redes de telefonía móvil que almacenen datos de navegación durante un año.

Leyes "abren puerta a líderes autoritarios”

La ministra del Interior, Amber Rudd, señaló que los poderes son "esenciales" para proteger a la población de la amenaza terrorista, alta en estos momentos. "Internet ofrece nuevas oportunidades para los terroristas y nos tenemos que asegurar que tenemos la capacidad de hacer frente a ese desafío", dijo Rudd, quien quiso destacar que esos poderes están sujetos a estrictas salvaguardias y una supervisión rigurosa. 

Sin embargo, los grupos de libertades civiles se han unido para condenar la nueva ley y advierten que abre la puerta a que los líderes autoritarios puedan justificar su propia vigilancia en países donde los derechos humanos no se respetan.   Además, también han emprendido una batalla legal en contra del almacenamiento de datos tanto en tribunales británicos como de la Unión Europea.

JOV (dpa, efe)

DW recomienda