1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Gobierno turco, indignado por veto de Alemania a Erdogan

El ministro alemán de Exteriores respondió con un "no es buena idea" a una comunicación recibida de Turquía sobre el propósito de Erdogan de hablar ante sus seguidores durante su visita a Hamburgo el 7 y 8 de julio.

El Gobierno y la Justicia de Alemania están determinados a impedir que la cumbre del G20 se convierta en plataforma política del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ya sea con un mitin o de actos en apoyo a su gestión. "En el pasado hemos permitido ese tipo de actos, también en medio de campañas electorales. Creo que debemos comunicarle a todos los países que no pertenecen a la UE -y no solo a Turquía- que no permitiremos actos en Alemania que traigan conflictos internos de otros países", afirmó Sigmar Gabriel, ministro de Exteriores alemán, en un comunicado.

Más información: 

Turquía: represión y amenaza policial impidieron marcha por derechos LGTBIErdogan quiere celebrar nuevo mitin en Alemania
 

La postura del ministro es "compartida por el Gobierno", afirmó poco después el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, en declaraciones a Der Spiegel. Al propósito gubernamental de impedir ese mitin, se suma la decisión del Tribunal Administrativo de Hamburgo de prohibir un acto en "apoyo" del presidente turco, convocado por sus seguidores durante la cumbre.

El Gobierno turco reaccionó indignado a la decisión alemana. Un portavoz del ministerio turco de Exteriores dijo que "algunos  políticos hacen declaraciones inaceptables pensando en la política de su propio país". 

Schulz: "No a políticos que pisotean nuestros valores"

Entre el próximo domingo y el día 8 de julio de 2017 hay convocados en Hamburgo un total de 26 concentraciones de distinto formato, en su mayoría de signo izquierdista y en protesta contra el G20, y las fuerzas de seguridad alemanas han preparado un dispositivo de seguridad con más de 15.000 agentes. Habrá un amplio radio de prohibición a toda concentración en torno al centro de congresos donde tendrán lugar las reuniones de los líderes y sus delegaciones.

Los seguidores de Erdogan pretendían mantener una concentración durante dos días de sesiones en las inmediaciones del hotel donde se hospedará al presidente turco, dentro de esa zona de prohibición. Gabriel, del Partido Socialdemócrata (SPD), indicó que ya ha comunicado a Ankara su punto de vista respecto al mitin y destacó que un acto de esta naturaleza "no encuadra en el contexto del G20". El líder de su partido y candidato a la Cancillería en las elecciones de septiembre, Martin Schulz, había pedido ya de antemano la prohibición de una eventual intervención de Erdogan en Alemania. "Los políticos extranjeros que pisotean nuestros valores no deben tener en Alemania un escenario para sus discursos incendiarios", dijo Schulz en declaraciones al diario Bild. "No quiero que el señor Erdogan, que en Turquía mete en la cárcel a periodistas y miembros de la oposición, hable en una manifestación en Alemania", añadió Schulz, quien dijo no querer que el presidente turco exporte sus problemas internos.

MS (dpa/efe/dlf)

DW recomienda