1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Ganadoras de Premio Sájarov piden llevar al EI ante el TPI

Nadia Murad y Lamiya Aji Bashar, Premio Sájarov 2016 del Parlamento Europeo, pidieron hoy apoyo internacional para llevar al Estado Islámico ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por el genocidio al pueblo yazidí.

Nadia Murad y Lamiya Aji Bashar.

Nadia Murad y Lamiya Aji Bashar.

Asimismo, las ganadoras del Premio Sájarov 2016 abogaron por que se establezca una zona de protección para las minorías en Irak.

"Esperamos del Parlamento Europeo y del mundo que lleve el genocidio de los yazidíes hasta el Tribunal Penal Internacional para hacer justicia y que rinda cuentas el autodenominado Estado Islámico para evitar que en el futuro no se cometan estas atrocidades", clamó Aji Bashar en su discurso ante el pleno del PE.

"Creo -añadió en su alocución Murad- que la comunidad internacional tiene que establecer además una zona o zonas de seguridad para estas minorías en Irak, coordinadas por el Gobierno iraquí y las autoridades del Kurdistán".

Y si no, continuó, "pido a Europa que abra sus puertas a los yizadíes como ocurrió tras el Holocausto".

"Este premio va en contra de los objetivos que persigue el Dáesh (acrónimo en árabe del EI), ya que quieren erradicar a los yazidíes y cuando nos capturaron querían quitarnos nuestro honor, dignidad y orgullo. Este premio nos ha devuelto el orgullo y la dignidad, y por ese motivo se lo quiero dedicar a todas las víctimas en el mundo de Dáesh u otros grupos" yihadistas, afirmó Murad, de 23 años.

Experiencias devastadoras

Tanto Murad como Aji Bashar vieron como el 3 de agosto de 2014 los yihadistas asesinaban a la mayor parte de sus familias, mientras que ellas eran capturadas con sus hermanas y usadas, intercambiadas o vendidas como esclavas sexuales.

Nadia logró fugarse después de tres meses de cautiverio y Lamiya logró desprenderse de las garras de sus torturadores solo en abril pasado, tras 20 meses de suplicio, con el agravante de que en su regreso resultó gravemente herida al atravesar un campo minado.

Mujeres yazidíes en un campamento de refugiados.

Mujeres yazidíes en un campamento de refugiados.

Por todo ese sufrimiento, "este premio nos da más fuerza para hacer frente a Dáesh y a todos aquellos que nos esclavizaron como mujeres", subrayó Nadia Murad, que, al igual que Lamiya Aji Bashar, se mostró muy afectada durante toda la entrevista.

"El dolor -dijo- aún sigue aquí, aunque hayamos sido liberadas del cautiverio y del Dáesh; todavía hay 3.500 mujeres cautivas".

Murad y Aji Bashar son "heroínas"

Murad y Aji Bashar, que recogieron el galardón ataviadas con el traje típico de su comunidad, son "heroínas", aseguró un "emocionado" Martin Schulz, presidente del PE, quien ofreció a los yazidíes el respaldo de la Eurocámara para que el genocidio de este pueblo, "uno de los más antiguos de la Humanidad", llegue ante el TPI, para que esos crímenes "no queden impunes".

Schulz destacó la presencia en el plenario de familiares y amigos de las premiadas, entre ellos el hermano pequeño de Lamiya, quien estaba en un campamento de refugiados y ayer se reencontró con ella en Estrasburgo.

También asistieron a la ceremonia los otros finalistas al premio: el periodista turco Can Dundar y el activista tártaro Mustafa Dzhemilev.

El año pasado la Eurocámara distinguió al bloguero Raf Badawi, preso por "insultar al Islam" en Arabia Saudí, que "sigue encarcelado", recordó Schulz, quien exhortó a las autoridades del país a ponerlo en libertad de forma "inmediata". 

CP (efe, dpa, kna)

DW recomienda