1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Gambia: dan nueva oportunidad a presidente para que se vaya

Las tropas de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental han detenido su avance para permitir una mediación que apure la salida de Yahya Jammeh.

Nadie podrá decir que no le dieron chances. Los líderes de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) han frenado este viernes (20.01.2017) el avance de las tropas de Senegal y Nigeria que ingresaron a Gambia para sacar al presidente Yahya Jammeh, quien se niega a reconocer su derrota en los pasados comicios. De esta forma, se espera dar una oportunidad a las negociaciones para conseguir una solución diplomática al conflicto.

"Se ha dado la orden de detener el avance de las tropas para favorecer el diálogo", dijo el presidente de la comisión de la CEDEAO, Marcel Alain de Souza, que dio de plazo hasta este viernes para que Jammeh deje el poder. Al mismo tiempo, el presidente de Guinea, Alpha Condé, vuelve a la capital de Gambia, Banjul, para convencer a Jammeh de que dé un paso al costado en beneficio del presidente electo, Adama Barrow, ganador de los últimos comicios.

"Si Jammeh se empeña, la CEDEAO le va desalojar", advirtió De Souza el jueves en una rueda de prensa en Dakar, según medios locales. Jammeh tiene ahora hasta el mediodía para dejar el cargo, que asumió en 1994 tras dar un golpe de Estado. Si bien inicialmente había reconocido su derrota en las elecciones del 2 de diciembre pasado, Jammeh posteriormente desconoció los resultados, que dieron ganar al opositor Barrow.

Temen baño de sangre

Las tropas que ingresaron a Gambia la noche del jueves no hallaron resistencia por parte de las fuerzas armadas de Gambia, e incluso el jefe del Estado Mayor, el general Ousman Bargie, se unió a las celebraciones de los seguidores de la oposición. Miles de personas salieron a las calles de Banjul para festejar la investidura de Adama Barrow como presidente, que juró su cargo en el exilio por razones de seguridad.

Barrow, como nuevo comandante en jefe, exigió lealtad a su Ejército y ordenó a las tropas que permanecieran en sus barracones y no hicieran uso de las armas. Acto seguido, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que respaldaba al nuevo jefe de Estado y apoyaba las gestiones de la CEDEAO. Eso, mientras gran parte del gabinete de Jammeh ha abandonado Gambia, junto a miles de ciudadanos que temen un baño de sangre.

DZC (EFE, Reuters, dpa)

DW recomienda