Fundadores de Mercosur imponen plazo a Venezuela | América Latina | DW | 14.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Fundadores de Mercosur imponen plazo a Venezuela

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay decidieron dar hasta el 1 de diciembre a Caracas para que cumpla los requisitos de membresía. Si no, será suspendida del bloque.

En un giro que profundiza las divergencias ideológicas dentro del bloque sudamericano, los cuatro miembros fundadores de Mercosur decidieron este martes (13.09.2016) dar un plazo a Venezuela para que cumpla con los requisitos necesarios para completar su membresía al grupo. De lo contrario, Caracas corre el riesgo de ser suspendida, afirmaron las cancillerías de Brasil, Argentina y Paraguay.

La declaración, también firmada por Uruguay, señala que se otorga esta prórroga hasta el 1 de diciembre para que Venezuela cumpla “las obligaciones asumidas en su protocolo de adhesión” al ente regional. “Esta declaración refleja los pasos para asegurar el equilibrio de derechos y obligaciones en el proceso de adhesión de Venezuela, atento a que este país no ha incorporado normativa esencial del Mercosur en su legislación nacional”, indicó la cancillería paraguaya a través de un comunicado.

El ultimátum aislará aún más al país de gobierno socialista, que ha estado en el centro de una contienda sobre la presidencia rotativa del Mercado Común del Sur, que se ha inclinado hacia la derecha después de que estuvo dominado por gobiernos de izquierda durante años. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay también decidieron compartir el liderazgo del grupo, como una solución temporal a la falta de una presidencia pro témpore.

Parálisis forzó a Uruguay

Originalmente, Venezuela tenía un plazo de cuatro años para adecuar su normativa nacional a las exigencias del Mercosur para completar su adhesión al ente regional, tiempo que expiró el 12 de agosto. Sin embargo, un informe reciente reveló que no ha avanzado en la adopción de estas normas, ni tampoco ha suscrito el tratado sobre promoción y protección de derechos humanos en Mercosur firmado en 2005 en Asunción.

Todos los miembros del Mercosur, salvo Uruguay, se opusieron a que Venezuela asumiera la presidencia pro témpore del bloque en junio. Pese a ello, el Gobierno de Nicolás Maduro asumió simbólicamente el cargo. La disputa sobre el liderazgo ha paralizado las operaciones cotidianas del Mercosur y las negociaciones comerciales con otros países y bloques, lo que finalmente obligó a Uruguay a aceptar una postura dura ante Caracas, confidenció a la agencia Reuters un funcionario brasileño con conocimiento del tema.

DZC (Reuters, EFE)


DW recomienda