1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Fuerzas militares miden fuerzas en el este de Asia

La península coreana sigue siendo una caldera a punto de estallar. Por un lado, Corea del Norte y China; por el otro, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos. ¿Qué tan poderosas son las partes?

Tanques de guerra norcoreanos

Tanques de guerra norcoreanos

La situación en la península coreana ha llegado a un punto peligroso. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechaza la política de "paciencia estratégica" seguida por Obama frente Corea del Norte. Según su secretario de Estado, Rex Tillerson, "la opción militar sigue sobre la mesa”. EE.UU. impuso nuevas y más duras sanciones a Corea del Norte.

China, el único aliado de Corea del Norte, insiste en una solución diplomática al conflicto, pero también ha aumentado la presión sobre Pyongyang cancelando las importaciones de carbón, una importante fuente de divisas para el país aislado. El diario nacionalista chino Global Times acusa a Corea del Norte de desestabilizar la región y le pidió parar su programa nuclear.

 

Más información:

-Corea del Norte al trasluz

-“EE. UU. no se va a atrever a tocar a Corea del Norte”

 

Pero Corea del Norte, al parecer, no se deja atemorizar de nadie. Desde enero de 2017, la dictadura ha lanzado misiles cinco veces, violando así las resoluciones de la ONU. Expertos observan gran actividad en el campo nuclear de Punggye Ri y temen que otro ensayo se esté preparando. Su jefe de Estado ha declarado estar "listo para una guerra total”.

Guerra congelada

En 1953, la Guerra de Corea no terminó oficialmente, sino quedó "congelada”. Según el Centro Internacional para la Conversión (BICC), con sede en Bonn, "Corea del Sur es uno de los países más militarizados y ocupa el sexto puesto en el mundo”. A pesar de que, por falta de información confiable, Corea del Norte no aparece en la lista, se supone que tiene "un alto grado de militarización, algo que es obvio cuando un país con 24 millones de habitantes tiene 1,2 millones de soldados", como dice Marius Bales, del BICC.

Detrás de las Coreas están, además, sus respectivos aliados, que también son rivales. Al lado de Corea del Norte, China y Rusia, y al lado de Corea del Sur, Estados Unidos. Japón, por su parte, se siente amenazado por Corea del Norte y juega un papel especial, porque, a pesar de que está aliada con EE. UU., tiene un sangriento pasado colonial en Corea del Sur, que viene de la Segunda Guerra Mundial.

Campo de ensayos nucleares Punggye-ri, Corea del Norte.

Campo de ensayos nucleares Punggye-ri, Corea del Norte.

¿Potencial militar?

Una forma de describir el equilibrio militar en la región es una lista numérica de las respectivas fuerzas armadas. Pero, de todos los reportes sobre armamento, el manual "Military Balance", publicado por el Instituto Británico de Estudios Estratégicos, es el único. Pero, además, "las cifras solo revelan la cantidad y no el estado de las armas”, advierte Bales, quien recuerda que "un tanque de guerra norcoreano T-62, de la década de los 60 no es tan efectivo como un K2 Black Panther surcoreano del año 2013".

Es más, "se pueden tener miles de soldados, tanques y aviones de guerra, pero ¿de qué sirven si el país carece de gasolina? Ese es el caso de Corea del Norte”, pregunta el experto del BICC

Aunque, por otra parte, el gran número de submarinos de Corea del Norte tiene un alto potencial de disuasión. Y eso es lo que los números muestran, la abierta decisión de los países de defender sus fronteras. 

El predominio de Estados Unidos

Pero, a final de cuentas, la ventaja militar y tecnológica de los sistemas de armas nucleares de EE.UU. es tan grande que Corea del Norte no tendría muchas posibilidades en caso de una confrontación directa.

Aunque el experto de BICC advierte: "Aparte de todas las consideraciones técnicas, no hay que olvidar la vulnerabilidad de las dos Coreas. Un 70 por ciento de las fuerzas están estacionadas en la frontera. Y Seúl está a sólo 50 kilómetros de ella. Incluso con artillería obsoleta, un ataque de Pyongyang contra Corea del Sur sería devastador”.

Rodion Ebbighausen (JOV/DZC)

DW recomienda