Fue detenido el jefe de operaciones de la mina turca | El Mundo | DW | 19.05.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Fue detenido el jefe de operaciones de la mina turca

La fiscalía emitió órdenes de encarcelación contra cinco personas a causa del accidente en la mina de carbón de Soma, en Turquía, entre ellas, el jefe de operaciones, Akin Celik.

Los cinco están acusados de homicidio imprudente tras la muerte de 301 trabajadores. El domingo la policía había detenido a 25 personas, entre ellos varios altos cargos de la empresa de explotación, Soma Holding, aunque luego la mayoría quedó en libertad.

Celik fue uno de los dirigentes de la empresa que rechazó el viernes en una rueda de prensa las acusaciones sobre falta de medidas de seguridad. "No hubo negligencia de ningún tipo por nuestra parte", afirmó.

Según Soma Holding, las autoridades inspeccionaban la mina cada seis meses y en la última revisión en marzo no encontraron irregularidades.

El Gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan también rechaza toda responsabilidad. La causa del incendio, que comenzó el pasado martes, sigue siendo investigada. El sábado se dieron por concluidas las labores de rescate.

"Responsabilidad y sensibilidad"

El Gobierno alemán pidió a Erdogan, que se comporte con "responsabilidad y sensibilidad" en el mitín que realizará el próximo sábado en la ciudad alemana de Colonia.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, recordó en un encuentro con medios de comunicación que éste, como otros actos previos de Erdogan en Alemania -donde reside una numerosa comunidad turca-, despierta una "alta sensibilidad" en el país.

Seibert reconoció que a esto se suman otros problemas actuales de "política interna" turca, en referencia a la reciente tragedia minera de Soma y la represión de las protestas contra el Gobierno, por lo que subrayó que Berlín tiene la "especial esperanza" de que Erdogan se comporte con tacto.

"El Gobierno alemán da por supuesto que Erdogan se comportará con responsabilidad y sensibilidad, para que el acto contribuya a la buena convivencia de las personas en Alemania", aseguró el portavoz gubernamental. Seibert destacó, no obstante, que el primer ministro turco es "bienvenido en Alemania", frente a quienes, desde la política -incluidos miembros de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel- y la sociedad civil han sugerido que se debería prohibir el acto de campaña de Erdogan.

Por su parte, el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, apeló en otra intervención a la "democracia" de su país para justificar que el Ejecutivo no trate de prohibir el mitin y se mostró convencido de que Erdogan sabrá adecuarse "a las prácticas internacionales". Se prevé que miles de turcos residentes en Colonia y sus alrededores acudan este sábado al acto convocado en el Lanxess Arena con el objetivo formal de celebrar el décimo aniversario de la Unión de Demócratas Turco-europeos, aunque se da por sentado que Erdogan aprovechará para hacer campaña electoral ante las presidenciales del próximo agosto.

El primer ministro turco se encuentra en el ojo del huracán tras la represión policial que siguió a las protestas por la tragedia minera, las imágenes de su asesor pateando a un manifestante en el suelo, y las del propio Erdogan abofeteando a un ciudadano.

CP (dpa, afp, efe)

DW recomienda