Francisco, un Papa argentino | El Mundo | DW | 13.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Francisco, un Papa argentino

El argentino Jorge Mario Bergoglio se ha convertido en el Pontífice número 266 de la Iglesia Católica Romana. Es el primer Papa latinoamericano, el primer jesuita y el primero que ha adoptado el nombre de Francisco.

Jorge Mario Bergoglio

Jorge Mario Bergoglio

El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, el único jesuita presente en el cónclave, es el primer Pontífice latinoamericano, y más aún, el primero hispanoamericano. Es el primero de su Orden en asumir un pontificado y ha adoptado por primera vez el nombre de Francisco: en adelante se hará llamar sencillamente Papa Francisco. Solo si algún sucesor vuelve a adoptar ese nombre, comenzarán a usarse a continuación números romanos.

Nacido en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, como hijo de inmigrantes italianos, su padre fue empleado de ferrocarriles en la capital argentina. Allí Bergoglio fue a una escuela técnica, donde se recibió como técnico químico. Pero a los 21 años ingresó en el seminario y fue ordenado sacerdote en 1969, consagrado como Obispo de Buenos Aires en 1992, como Arzobispo en 1998 y como Cardenal en 2001, siempre bajo el pontificado de Juan Pablo II.

Tras su ordenación sacerdotal, realizó estudios de teología. Entre 1973 y 1979 fue superior provincial de los Jesuitas. Y entre 1980 y 1986 se desempeñó como Rector de la Facultad de Filosofía y Teología de San Miguel. En años difíciles en Argentina, durante los cuales gobernó una dictadura militar (1976-1983), Bergoglio condujo con autoridad su Orden hacia actividades estrictamente religiosas. Críticos y compañeros de Orden detenidos y torturados durante la dictadura le reprochan no haberse enfrentado al régimen.

El ahora Papa Francisco chocó varias veces en los últimos años con los gobiernos de Néstor y Cristina Kircher, por sus críticas en torno a la corrupción, así como por su campaña frontal –pero infructuosa– contra la legalización del matrimonio homosexual.

Candidato fuerte desde 2005...

Entre 2005 y 2011, Bergoglio presidió la Conferencia Episcopal Argentina. Su nombre ya había sonado en 2005, tras la muerte de Juan Pablo II. Fuentes periodísticas indicaron que obtuvo 40 de los 77 votos necesarios para ser elegido Papa y quedó como segundo más votado, tras el ahora Papa emérito Benedicto XVI. Pero a sus 76 años y con una salud algo frágil no había sido considerado públicamente como uno de los candidatos favoritos para ser elegido en este cónclave.

Bergoglio posee tanto la nacionalidad argentina como la italiana. Y en 1985 realizó una larga estancia de estudios doctorales en Alemania; así que, desde entonces, habla también alemán, además de español e italiano.

Bergoglio posee tanto la nacionalidad argentina como la italiana.

Bergoglio posee tanto la nacionalidad argentina como la italiana.

El arzobispo de Buenos Aires y primado de Argentina ha privilegiado una presencia discreta ante la opinión pública. Se le ha visto en varias ocasiones haciendo sus propias compras en el supermercado; o en el subterráneo, camino a la Catedral de Plaza de Mayo, en el centro de la capital argentina. También por Roma se paseó por lo general envuelto en un sobretodo oscuro y sin el birrete de cardenal.

Se dice que que en Navidad y Pascuas visita hospitales o prisiones y lava los pies a los enfermos o prisioneros allí recluidos. Algunos lo consideran fascinante, otros enigmático. En la Plaza de San Pedro, tras su elección, se mostró humilde, en un tono informal y cercano a los fieles.

En el momento de ser elegido como Papa, era miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, de la Congregación para el Clero y de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica; miembro del Comité de la Presidencia del Pontificio y del Consejo para la Familia, así como del Consejo Post Sinodal y Consejero de la Pontificia Comisión para América Latina, al igual que Presidente de la Comisión Episcopal para la Pontificia Universidad Católica Argentina y Gran Canciller de la Universidad Católica Argentina.

En lo personal, el nuevo Papa se considera un amante de la cocina, la ópera, los clásicos griegos, Shakespeare y Dostojevski.

rml/er (kna, dpa)

DW recomienda