1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Francia: ¡Manos a la obra!

A Macron le queda poco tiempo para celebrar su victoria electoral. Además de formar gobierno, tendrá que buscar mayoría parlamentaria e impulsar los primeros proyectos.

Las imágenes no son precisamente un regalo para Emmanuel Macron. Al día siguiente de su elección, participó en la ofrenda floral ante el monumento del soldado desconocido junto al presidente saliente Francois Hollande. El 8 de mayo es festivo en Francia. Un homenaje de asistencia obligatoria para el presidente de una república en la que se valoran  las ceremonias.

Para los opositores de Macron, supone otra oportunidad para presentarlo como alumno y reencarnación política del odiado presidente saliente. Pero el sucesor mutó de candidato a hombre de Estado este domingo por la noche y su vida estará ahora marcada por los deberes políticos y ceremoniales de la presidencia de Francia.

 

Lea también:

Macron revive las esperanzas europeístas

Alivio en Berlín por el triunfo de Macron

 

La formación del gobierno

El próximo lunes, Emmanuel Macron presentará su nuevo Gobierno y después tendrá que demostrar cómo quiere gobernar. Todo dependerá del primer ministro. Ya se sabe que le gustaría poner a una mujer en el cargo. Y será la primera vez en la historia que en el gabinete de Francia haya un 50 por ciento de mujeres.

En París, los rumores corren como la pólvora. ¿Un conservador como primer ministro? ¿Alguien de las filas de los derrotados socialistas, como el popular ministro de Defensa Jean-Yves Driand? ¿Un clásico como el exjefe de la OMC, Pascal Lamy, o una centrista como Sylvie Goulard? Hasta ahora, todo es mera especulación.

La siguiente pregunta será entonces si el elegido sobrevivirá a las elecciones parlamentarias de junio, para las que todavía no hay mayorías a la vista. Los conservadores esperan que su nuevo jefe, Francois Baroin, llegue al cargo y que Macron tenga que gobernar en cooperación con él. Por su parte, el presidente electo quiere que la tercera parte de su gabinete no venga de la política sino de otros sectores, como la empresa o la ciencia. Macron había prometido un nuevo comienzo para romper con la vieja clase política. Por lo demás, habrá una mezcla de socialistas, centristas y conservadores, y a los cargos ya se presentaron candidatos de todos los signos.

Tras las celebraciones, el trabajo.

Tras las celebraciones, el trabajo.

Lucha por la mayoría

Emmanuel Macron pretende implantar nuevos proyectos incluso antes de las elecciones a la Asamblea Nacional. Las nuevas reglas para la vida política deberían servir para evitar escándalos como pagos a familiares desde las arcas del tesoro. Una rápida reforma de la educación limitará a doce el número de alumnos por clase en la escuela primaria, con los consiguientes miles de nuevos puestos de trabajo en la docencia. Además, Macron aspira a reformar la oxidada y controvertida legislación laboral por decreto.

Pero tras la elección, la campaña electoral comienza de nuevo. En cuatro semanas habrá elecciones en dos vueltas para la nueva Asamblea Nacional. Será entonces cuando se decida el futuro del Gobierno de Macron. Aunque su joven movimiento quiera poner a sus candidatos, necesitará reclutar apoyos entre los dos grandes partidos. Esta nueva escuadra se llamará "En Marche, la République", aclaraba el portavoz de Macron, Christopher Castaner. Una unidad de gobierno que funcionaría de forma similar a la Gran Coalición en Alemania, un concepto hasta ahora desconocido en Francia.

También es cuestionable si los socialistas podrán ganar suficientes asientos a nivel regional y estarán disponibles como socios. Los conservadores, sin embargo, se muestran seguros de la victoria y están por delante en las encuestas. Y, por primera vez, el ultraderechista Frente Nacional estará claramente representado en el Parlamento francés y podría conseguir hasta 40 escaños. Incluso la propia Marine Le Pen se ve a sí misma como líder de la oposición. Sin embargo, todavía tendrá que disputarle este título a la extrema izquierda de Jean-Luc Mélenchon.

Barbara Wesel (JAG/DZC)

DW recomienda