1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Francia aprueba tests de ADN para familiares de inmigrantes

El Parlamento francés dio hoy el visto bueno a la polémica introducción de pruebas de ADN para los familiares de inmigrantes, que ha desatado un encendido debate en Francia.

Se trata de “una nueva legislación para inmigrantes, que les permite demostrar su parentesco”, dijo el ministro francés de Inmigración, Brice Hortefeux.

La prueba de ADN es sólo una parte del proyecto de ley, que en primera instancia obliga a los futuros inmigrantes a superar una prueba de idioma. Con los datos genéticos se pretende evitar estafas en la política de reagrupación familiar, ya que, según sus defensores, en algunos países africanos se falsifica entre el 30 y el 80 por ciento de los documentos.

La propuesta ha sido fuertemente criticada por la oposición socialista, que anunció apelar al Consejo Constitucional. Según una encuesta del diario “Le Parisien”, un 49 por ciento de los franceses está a favor de estas pruebas.

El año pasado Francia aprobó 23.000 solicitudes de reagrupación familiar. El presidente galo, Nicolas Sarkozy, se propone con la nueva medida reducir la entrada de familiares de inmigrantes y aumentar el número de trabajadores extranjeros altamente cualificados. La demanda de estos empleados es especialmente elevada en los sectores de hotelería y construcción, y Sarkozy quiere incrementar su porcentaje del siete por ciento actual a un cincuenta por ciento.

Los detractores de las pruebas de ADN critican que con ello, los lazos familiares se reducen al parentesco sanguíneo. El arzobispo católico André Vingt-Trois señaló que la medida concede un trato diferente a franceses y extranjeros. Muchos ven una contradicción con la ley de bioética, que sólo permite los test de ADN con fines médicos o de investigación. Entre los opositores a la norma hay varios ministros y tres ex jefes de gobierno.

El Senado, que deberá aprobar el proyecto de ley en la tarde de hoy, ha impuesto algunas condiciones: que los test de ADN sean introducidos, a modo de prueba, hasta 2009, y después analizados por una comisión independiente; que sea un juez quien los autorice y que sólo se sometan a ellos las madres, para evitar que se destapen informaciones comprometidas sobre la paternidad. Los costes de la iniciativa, que ascenderán a unos 250 euros (356 dólares) por persona, serán asumidos por el Estado.

Se trata de la quinta modificación de la ley de inmigración en los últimos cuatro años. Los críticos acusan a Sarkozy de querer introducir nuevas propuestas antes de que las ya aprobadas sean aplicadas.

Sarkozy hizo de la lucha contra la inmigración ilegal uno de los temas centrales de su campaña electoral y con ello consiguió atraer muchos votos de los simpatizantes del ultraderechista Jean-Marie Le Pen. En Francia, uno de cada tres ciudadanos es de origen extranjero, entre ellos Sarkozy, hijo de un emigrante húngaro.