1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

FMI incluye al yuan chino en su canasta de monedas

La decisión, considerada un triunfo para China, pone a la divisa a la altura del dólar, el euro, la libra esterlina y el yen.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) decidió este lunes (30.11.2015) incluir en su canasta referencial de monedas al yuan chino, un auténtico triunfo para Pekín en su intento por ingresar al selecto grupo de las potencias económicas mundiales. El yuan “cumple los actuales criterios para ser incluido” en la lista de divisas del Fondo Monetario Internacional que componen la cesta con la calcula los derechos especiales de giro (DEG), señaló la institución.

Hasta ahora, dicha canasta estaba integrada solamente por el dólar estadounidense, el euro, la libra esterlina y el yen japonés. Tras la reunión quinquenal del directorio del FMI para revisar la lista de divisas, se informó que “el lanzamiento de la nueva cesta del DEG tendrá lugar el 1 de octubre de 2016, lo que da suficiente tiempo de antelación al Fondo, sus miembros y otros usuarios de los DEG a ajustarse a este cambio”.

La inclusión del yuan en esta cesta de divisas con las que se calculan los DEG, una moneda que los 188 países miembros del FMI utilizan para sus reservas o transacciones, supone un espaldarazo a la moneda china, ya que se espera que contribuya a su compra por parte de los bancos centrales. También representa una muestra de confianza en la estabilidad de la divisa china y en la política monetaria de ese país.

El euro pierde

Esta aprobación se daba como segura después de que la propia directora gerente del FMI, Christine Lagarde, expresara a mediados de mes su “respaldo” al informe técnico que daba luz verde a la inclusión del yuan entre las monedas que componen los DEG. Esta decisión es un “reconocimiento del progreso que las autoridades chinas han hecho en los últimos años para reformar sus sistemas monetario y financiero”, aseguró Lagarde este lunes.

Para cumplir con el criterio del FMI, Pekín llevó adelante una serie de reformas en los últimos meses, incluyendo mejorar el acceso para los extranjeros a los mercados cambiarios chinos, una más frecuente emisión de deuda y ampliar las horas de operaciones con el yuan. La moneda tendrá una participación del 10,92 por ciento, tras una revisión de la fórmula para las ponderaciones de los DEG, que determina qué monedas pueden recibir los países como parte de los préstamos del FMI.

Establecida por última vez en el 2010, la canasta está compuesta por un 41,9 por ciento del dólar, 37,4 por ciento del euro, un 11,3 por ciento de la libra esterlina y un 9,4 por ciento del yen. Bajo las nuevas ponderaciones, la participación del euro caerá a 30,93 por ciento. La libra y el yen también tendrán un peso menor, mientras que el dólar se mantendrá casi al mismo nivel.

DZC (dpa, EFE, Reuters)


DW recomienda