1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Fiscalía peruana abre investigación formal contra Toledo

La investigación deriva de testimonios y evidencias que apuntan a que Toledo presuntamente cobró un soborno de 20 millones de dólares a la firma Obdebrecht para adjudicarle un contrato de obra cuando era presidente.

La Fiscalía de Perú anunció hoy (06.02.2017) formalmente una investigación penal contra el expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) por los delitos de tráfico de influencias y lavado de activos por el cobro de coimas para favorecer a la empresa brasileña Odebrecht.

En un mensaje colgado en la cuenta oficial de Twitter del Ministerio Público, se informó que el proceso también se extiende a Jorge Barata, el exdirector de las oficinas de Odebrecht en Perú, y contra Josef Maiman, empresario amigo de Toledo señalado de ejercer de testaferro del expresidente.

Ahora será un juez el que tendrá que definir en una audiencia qué medidas se tomarán respecto al expresidente y los otros acusados y que pueden incluir un pedido de búsqueda y captura internacional. Mientras, el Gobierno peruano designó hoy a las procuradoras públicas que plantearán una eventual reparación civil para el Estado en este caso.

Toledo, que vive en Estados Unidos, está ahora en Francia, desde donde se ha declarado perseguido y ha dicho que está dispuesto a colaborar con una "Justicia justa", pero sin aclarar si piensa regresar voluntariamente al Perú.

Escándalo por el caso Odebrecht en Perú

El mayor escándalo hasta ahora por el caso Odebrecht en el Perú estalló el viernes, cuando se reveló que Barata, ahora "colaborador eficaz", afirmó que su empresa le pagó 20 millones de dólares a Toledo para realizar dos tramos de la vía Interoceánica, que une al Pacífico con el Atlántico a través del Perú y Brasil. Los dichos de Barata coinciden con pesquisas realizadas por las fiscalías de Brasil y Perú, según trascendidos, por lo que la situación del exmandatario centrista de 70 años es complicada.

Según el testigo, el entonces presidente peruano aprovechó una reunión del Grupo de Río en 2004 en Brasil para solicitar 35 millones de dólares a través de su jefe de seguridad, el israelí Avi Dan On. Posteriores encuentros permitieron supuestamente acordaron los 20 millones de dólares, canalizados sobre todo a través de empresas offshore establecidas por Maiman, cuyo paradero es desconocido.

El alegato de Toledo de que todo obedece a una persecución de sus enemigos fue desestimado incluso por ex seguidores, que le piden regresar al país y afrontar las consecuencias. El presidente, Pedro Pablo Kuczynski, quien fue su jefe de gabinete ministerial, lo acusó de traicionar al país.

FEW (dpa, EFE)

 

DW recomienda