1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Fernando Lugo, nuevo presidente del Parlamento paraguayo

En una sesión llena de incidentes, el exmandatario fue elegido para estar al frente del Poder Legislativo hasta el 30 de junio de 2018. El oficialismo lo respaldó.

Otra vez una polémica del Parlamento paraguayo hace noticia. Este jueves (15.06.2017) los senadores eligieron al expresidente Fernando Lugo para que dirija el Senado, pese a que la oposición se había retirado de la sala y el presidente saliente, Roberto Acevedo, había dado por cerrada la sesión. Fue entonces cuando el vicepresidente segundo del Senado, Carlos Filizolla, asumió el mando ocasional.

 

Más información:

-Diputados paraguayos archivan proyecto de enmienda constitucional

-Horacio Cartes no aspirará a la reelección

 

Pasando por encima del vicepresidente primero, Eduardo Petta, Filizolla abrió una sesión extraordinaria, en la que 24 de los 45 parlamentarios votaron por Fernando Lugo, entre ellos miembros del gobernante Partido Colorado (centroderecha) y congresistas de otros partidos menores. La votación se realizó tras registrarse fuertes incidentes y agresiones verbales entre los legisladores, lo que gatilló la salida de 20 parlamentarios y el cierre de la sesión que luego fue reabierta por Filizolla.

Lugo, que es senador por el Frente Guasú (izquierdista), presidirá el Congreso y la Cámara Alta durante el período que comenzará el próximo 1 de julio y concluirá el 30 de junio de 2018, en sustitución del senador liberal Roberto Acevedo, que finaliza su mandato. Petta, del opositor Partido Encuentro Nacional (PEN), de centro, denunció que la sesión en la que se eligió a Lugo es "totalmente ilegal", aunque no precisó si su partido impulsará alguna medida para intentar revocar lo resuelto.

Enemigos, ahora aliados

Algunos parlamentarios compararon esta sesión con la que se produjo el pasado 31 de marzo en el Senado, cuando 25 senadores aprobaron, en ausencia de los restantes congresistas, una enmienda constitucional para la reelección presidencial. Esta medida, que desencadenó violentas protestas en el centro de Asunción y el incendio de parte de las instalaciones del Congreso, fue defendida tanto por el Frente Guasú, que buscaba que Lugo fuera candidato en las elecciones de 2018, como por el sector oficialista.

Lugo fue presidente de Paraguay desde agosto de 2008 a junio de 2012, cuando fue destituido mediante un controvertido juicio político impulsado por el Partido Colorado, entonces opositor, y los liberales del PLRA. Lo que precipitó su caída fue la llamada "Masacre de Curuguaty", que enfrentó a policías y campesinos sin tierra en un predio rural con el saldo de 17 muertos. Dicho proceso fue calificado de irregular por Unasur y Mercosur.

DZC (EFE, dpa)

DW recomienda