1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

Federer agiganta su leyenda y jugará final de Wimbledon

El tenista suizo derrotó en tres sets al checo Tomas Berdych y disputará el título ante el croata Marin Cilic este domingo.

Roger Federer es el ser humano que más Grand Slam ha ganado en la historia: en su cuenta hay 18 trofeos de los torneos más importantes del tenis. Y tras vencer este viernes (14.07.2017) a su rival de turno en Wimbledon, el suizo abre la puerta a la posibilidad de sumar otro si el domingo derrota al croata Marin Cilic. Federer, que no ha cedido un solo set en todo el campeonato, está mostrando el juego de gran nivel que pareció extraviar por momentos durante los pasados años de su carrera.

 

Más información:

-Roger Federer logra su quinto título en Indian Wells

-Federer vence a Nadal en la final del Abierto de Australia

 

A menos de cuatro semanas para cumplir 36 años, Federer está a una victoria de escribir una nueva página de oro en su impresionante currículum. Al ex número uno los problemas físicos lo apartaron de la competición los últimos seis meses de 2016 y entre 2013 y 2017 no sumó nuevos grandes a su palmarés, precisamente en un período de baja en su nivel de juego. Pero este viernes la historia volvió a ser la que acostumbraba escribir el suizo.

Con parciales de 7-6 (7-4), 7-6 (7-4) y 6-4 dio cuenta del checo Tomas Berdych y consagró su paso a una final donde Cilic se interpone entre Federer y una nueva página dorada. Ambos se han enfrentado ya en siete ocasiones, con seis triunfos para el suizo. Si llega a ganar el domingo, Federer ampliará la ventaja que tiene sobre Rafael Nadal en número de Grand Slam y confirmará lo que muchos ya sostienen: que es el mejor tenista de la historia.

El croata Marin Cilic.

El croata Marin Cilic.

"Me siento un privilegiado”

Federer necesitó dos horas y 18 minutos para conseguir su octava victoria seguida sobre Berdych. Hasta ahora, había resuelto todos sus partidos en el All England en menos de 120 minutos. Opuso resistencia el checo, pero no como para incomodar del todo a un Federer que ya tenía un break a favor en el segundo descanso del partido. El suizo resolvió sus saques sin apuros y exigió a Berdych en los suyos.

"Me siento un privilegiado por poder disputar otra final. Casi no me puedo creer que sea realidad otra vez", sostuvo el ex número uno. El de Basilea rememoró también los difíciles momentos que atravesó el pasado año, cuando tuvo que tomarse unos meses de descanso para cuidar sus rodillas, pero declaró sentirse "contento" por haberlo hecho. "Ese tiempo me vino bien porque mi vida es más que el tenis, quiero ser también un buen padre y un buen marido y es bueno a veces tomarse un tiempo", señaló.

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda