1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Facciones libias acuerdan agenda para formar gobierno de unidad

Tras meses de combates, varias facciones libias acordaron hoy una hoja de ruta para la formación de un gobierno de unidad nacional, que comenzará con nuevas negociaciones la próxima semana en Ginebra.

Bernardino León (3ro. izqda.), jefe de la UNSMIL, con representantes del gobierno libio.

Bernardino León (3ro. izqda.), jefe de la UNSMIL, con representantes del gobierno libio.

En las negociaciones también se hablará de poner fin a los combates y ataques a infraestructuras, así como de pasos para crear confianza, como la liberación de detenidos y el flujo de ayuda humanitaria, anunció hoy la misión de la UNU par Libia (UNSMIL), mediadora en los encuentros.

Actualmente en Libia coexisten dos gobiernos rivales que actúan cada uno mediante su propio Parlamento. Por un lado, está el gobierno moderado que cuenta con reconocimiento internacional y tiene sede en la ciudad de Tobruk, en el este del país. Por el otro, está en funcionamiento un gobierno liderado por islamistas, que opera con sede en la capital tradicional libia, Trípoli.

Diversas milicias apoyan a ambos gobiernos, que sin embargo no tienen el control completo del territorio. Las conversaciones en Ginebra comenzaron el miércoles bajo la dirección del enviado especial a Libia de la ONU, el español Bernardino León, pero no acudieron representantes desde Trípoli. En su nombre participó una delegación de Misrata, vinculada con el gobierno de la capital.

ONU: "Compromiso para poner fin a enfrentamientos"

Ese mismo acuerdo deberá incorporar un "compromiso para poner fin a los enfrentamientos armados" entre las diversas milicias que apoyan a una u otra facción política, con una retirada gradual de los grupos armados de todas las ciudades de Libia.

En esta segunda ronda de conversaciones, los participantes -que representan en parte a los gobiernos paralelos que se han instalado en Trípoli y Tobruk- formularon un llamamiento al cese de las hostilidades para que este diálogo, auspiciado por la ONU, pueda continuar.

En un comunicado de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas para Libia (UNSMIL) se señala que ambas partes discutieron igualmente sobre medidas de confianza mutua que puedan aliviar el sufrimiento de la población civil.

Apertura del espacio aéreo libio

El jefe de la UNSMIL, el diplomático español Bernardino León, actúa como facilitador en este proceso, que está previsto se reanude la próxima semana. Entre las medidas de confianza propuestas figura la reapertura de los aeropuertos y que se garantice el desplazamiento de los aviones y barcos, además del transporte terrestre en todo el país, y que se dejen de atacar infraestructuras vitales.

Un objetivo anexo es abrir el espacio aéreo, especialmente con los países vecinos. Los combates han llegado en las últimas semanas al este de Libia, donde están sus terminales de exportación petrolera más importantes, algunos de los cuales tuvieron que ser cerrados.

Esto ha reducido de forma muy considerable la producción diaria de crudo, la única fuente de divisas para el país. En la agenda se propone obtener la liberación de quienes están detenidos por ambas partes ilegalmente y trabajar en favor de los secuestrados y desaparecidos, para que los primeros sean liberados y se complete la información sobre los segundos para sus familias.

Los participantes también consideraron prioritario resolver la situación de los civiles desplazados internamente, así como de los refugiados que han tenido que huir del país empujados por la violencia.

CP (efe, dpa)