1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Expertos rechazan versión oficial sobre los 43 de Ayotzinapa

El grupo independiente designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos asegura que la explicación entregada por la Fiscalía carece de consistencia científica.

El grupo de expertos independientes designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que investiga la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, en México, aseguró este domingo (06.09.2015) que la versión oficial entregada por la fiscalía, que asegura que los jóvenes fueron asesinados y sus restos quemados por un grupo de narcotraficantes, muestra inconsistencias científicas.

Tras seis meses de indagaciones, los especialistas sentenciaron que los muchachos no fueron incinerados en un basurero de Cocula. La procuraduría asegura que los jóvenes fueron detenidos por policías municipales de Iguala y entregados a un grupo criminal, que al confundirlos con miembros de una banda rival, los asesinó y quemó. “En base a las declaraciones de los presuntos responsables en esa versión, decidimos solicitar la ayuda de un perito independiente y visitar el basurero”, dijo el abogado chileno Francisco Cox.

El especialista, el peruano José Torero, quien trabajó en Nueva York en estudios tras el derrumbe de las Torres Gemelas, determinó que para incinerar los 43 cuerpos al aire libre se habría necesitado un total de 60 horas y 30.000 kilos de madera. “Un inculpado señala que el máximo tiempo que estuvieron ahí fue de 16 horas”, sostuvo Cox. Además, debido a las dimensiones de las llamas, estás habrían sido vistas por los habitantes de Cocula, algo que no sucedió. “Por todas estas razones el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) ha formado la convicción de que los muchachos no fueron incinerados en el basurero de Cocula”, redondeó Cox.

Agresión y tráfico de drogas

El grupo de expertos volvió a expresar su malestar por el ocultamiento de pruebas, como prendas y otros objetos que pertenecían a los estudiantes que recientemente fueron enviados a Austria para su análisis, y un video del momento en el que los jóvenes fueron detenidos en Iguala. “Persiste el miedo en la región. Los testigos de los hechos han tenido miedo para hablar sobre lo que pasó”, dijo el experto español Carlos Beristáin al explicar las dificultades que el grupo enfrentó en las indagaciones.

Los expertos señalaron un gran número de fallas en la investigación y dijeron que hay indicios de que cinco de los detenidos por el crimen fueron torturados para obtener sus declaraciones. Los familiares de los jóvenes nunca creyeron las conclusiones del entonces fiscal Jesús Murillo, que según abogados conocedores del caso trató de cerrar un asunto que lastimaba al Gobierno. Los expertos también criticaron el papel de la Policía Federal y el Ejército, que estaban al tanto de los movimientos de los estudiantes y no intervinieron para evitar su desaparición.

El GIEI señaló que el Gobierno realizó confusos reportes acerca de la existencia de un quinto autobús en el que viajaban los estudiantes y que podría haber contenido drogas o dinero del cartel Guerreros Unidos, que opera en la zona, y que éste trató de recuperar en complicidad con fuerzas de seguridad. “La acción de los perpetradores estuvo motivada por lo que se consideró una acción llevada a cabo por los normalistas contra intereses de alto nivel”, señala el informe del GIEI sobre el móvil del crimen.

El grupo recomendó “investigar como línea prioritaria del desencadenamiento de la agresión contra los normalistas el móvil del traslado de estupefacientes”. Asimismo, los expertos exigieron que se siga buscando a los estudiantes, pues siguen teniendo la categoría de desaparecidos.

DZC (dpa, EFE, Reuters)