1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Experto: los atentados de Copenhague tienen componentes sociales

Comienzan a surgir detalles sobre el presunto autor de los atentados del fin de semana pasado en la capital danesa. Sobre las causas de los ataques, DW habló con el experto danés Lars Erslev Anders*.

DW: ¿Cómo fue posible que un joven de 22 años que cursó la educación media superior y que fue calificado como “buen alumno” por el director de la escuela a la cual asistió, fuera capaz de llevar a cabo estos actos?

Lars Erslev: Es una pregunta que nos ocupará de manera intensa durante las próximas semanas. Tenemos algunas pistas. El presunto atacante tuvo problemas con la Justicia anteriormente. Atacó con un cuchillo y casi mató a una persona, y por eso pasó algún tiempo en la cárcel. Al mismo tiempo, debe reconocerse que tenía algunos problemas de tipo social. Se dejó influenciar por visiones radicales del conflicto palestino-israelí y también sobre la supuesta “guerra de Occidente” contra el islam. En mi opinión, todo esto jugó un papel en cuanto a los motivos de los ataques.

¿Qué influencia pudo haber tenido el tiempo que el sospechoso pasó en la cárcel, en cuanto a su radicalización? Había sido liberado dos semanas antes de cometer los ataques. Además, su condena a dos años de prisión fue recortada pues antes había pasado demasiado tiempo en prisión preventiva.

Hay muchos casos en los cuales los internos se radicalizan durante su permanencia en la cárcel. Ahí tienen contacto con personas que los manipulan. Es posible que sea el caso de este joven. De cualquier modo, a él aparentemente le fascinaba la noción de ser parte de una “guerra santa”, pero no tanto en el sentido religioso, sino por el papel que le permitía representar.

¿Qué significado pudo haber tenido su entorno social, y qué medidas preventivas hubieran podido ser aplicadas?

No soy un trabajador social. Me dedico a investigar cómo se genera el terrorismo. Pero pienso que es equivocado centrar demasiado las medidas contra la radicalización y la prevención del peligro terrorista en el aspecto ideológico. La democracia y la radicalización son asumidos como conceptos opuestos. Y se presupone que uno solo debe transmitir los valores democráticos para que la gente se integre mejor a la sociedad. Pero no pienso que el autor de los atentados del fin de semana pasado hubiera estado en disposición de recibir tales medidas. Creo que sus problemas son más profundos. Y si la sociedad danesa les quisiera hacer frente, necesitaría preguntarse a sí misma, de manera crítica, cómo ha abordado el tema de la integración.

Lars Erslev Andersen, estudioso del terrorismo y sus orígenes

Lars Erslev Andersen, estudioso del terrorismo y sus orígenes

¿De que entorno social venia el presunto atacante?

De Nörrebro. Es una zona en la parte norte de Copenhague, donde viven muchos estudiantes e inmigrantes. Pero siendo más exactos, el joven vivía en los límites entre Nörrebro y la parte conocida como Nordvest. Es como un gueto, formado por edificios en los que habitan sobre todo inmigrantes del Medio Oriente. Cuando uno va allí, tiene la impresión de que está en otra zona del mundo. Muchas mujeres van cubiertas y abundan los negocios árabes. A esa parte de Copenhague se le conoce como el “Pequeño Cairo”.

¿Considera posible que los ataques llevados a cabo presuntamente por este joven podrían servir de inspiración a otros que luego quisieran imitarlo?

Supongo que el atacante en alguna medida estuvo influenciado por la serie de atentados ocurridos en París, en enero pasado. Lo veo como un oportunista. Algunas asociaciones musulmanas de Dinamarca han condenado sus actos como “no islámicos”, pero no se puede descartar que contase con la ayuda de otras personas.

Desde que aparecieron las caricaturas del profeta Mahoma en el periódico Jyllands Posten, en 2005, Dinamarca está en estado de alerta. ¿En qué medida contaban las autoridades con un atentado de este tipo?

Creo que los antecedentes van más allá. Los atentados del 9/11 en Nueva York lo cambiaron todo, también en Dinamarca. Adecuamos nuestro marco legal a los estándares de la Unión Europea para el combate al terrorismo. El gobierno danés apoya a la Fuerza Aérea de Estados Unidos, por ejemplo, en Afganistán e Irak. El objetivo era evitar un ataque terrorista surgido en el exterior. Pero luego de los atentados de Londres en 2005, cambió la percepción sobre la posibilidad de un ataque terrorista. Quedó en claro que un ataque también podría venir desde adentro del país, el llamado “homegrown terrorism”. Esta noción se reforzó luego de que las caricaturas de Mahoma causaran disturbios en países islámicos a principios de 2006. Desde entonces, Dinamarca aparece muy arriba en la lista de posibles objetivos para ataques yihadistas. La autoridades consiguieron evitar una serie de atentados, pero el fin de semana pasado no sucedió así.

¿Cómo logró el atacante hacer los disparos durante un evento cultural, y luego volver a atacar horas más tarde?

Eso es lo que las autoridades deben investigar. ¿Cuáles eran las medidas de seguridad en el evento? ¿Qué tan grande era el riesgo? ¿Cómo fue posible que esta persona se acercara a la sede del evento, y cómo logró disparar? ¿Qué factores hicieron posible su huida?

Usted ha descrito lo que Dinamarca ha hecho a fin de evitar ataques terroristas. ¿Son suficientes estas medidas?

El debate reciente se ha concentrado demasiado en la amenaza terrorista de quienes han viajado, por ejemplo, a Siria, y han regresado luego de recibir adiestramiento en campos de entrenamiento, con la intención de llevar a cabo atentados. Los ejemplos de París, y ahora de Copenhague, demuestran que también en los países occidentales se produce la radicalización. El origen de los ataques de Copenhague no debe ser considerado como externo, sino que tiene que ver con dinámicas sociales internas del país. Es para muchos un tema difícil. Nadie quiere admitir que es parte del problema. Sobre todo, a los políticos les es mucho más fácil decir ‘nos atacan desde el exterior'. Espero que los sucesos del fin de semana pasado sirvan para revisar esa visión de las cosas.

* Lars Erslev Anders es investigador del "Instituto Danés de Estudios Internacionales" y es especialista en temas como el terrorismo y la seguridad internacional.

DW recomienda