1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Ex general de la OTAN insta a negociar con Gadafi

El ex general de la OTAN Klaus Reinhardt, quien comandó a las tropas de KFOR en los Balcanes, aboga por negociaciones para lograr un cese del fuego en Libia. Y opina que esas negociaciones deben incluir a Gadafi.

default

Rebeldes libios cargan municiones en Ajdabiya.

¿Si se quiere respaldar a la oposición libia, no sería consecuente enviar tropas de infantería?

Sería consecuente, pero no creo que se las envíe, porque el presidente estadounidense y entretanto también el ministro de Relaciones Exteriores francés se han pronunciado claramente en contra. Creo que de una vez por todas habría que dejar de preguntarse qué otros recursos militares se pueden aplicar para poner fin a esta guerra, dado que se prolonga ya por cuatro semanas y Gadafi no piensa en ceder. Me parece imperiosamente necesario hacer todo lo posible por lograr un cese del fuego, porque lo único que ayuda a la población es que no se siga disparando. Y toda esta operación se desarrolla bajo la consigna de ayudar a resguardar la seguridad de la población.

Es decir, creo que si no se comienza a negociar a nivel diplomático con Gadafi, se producirá una catástrofe. Uno de los problemas básicos en este contexto es que todos los estadistas occidentales han dicho que quieren la salida de Gadafi. Pero se le necesita para poner en marcha negociaciones de paz.

La pregunta es qué se puede hacer ahora, en medio de la guerra civil. ¿Se prestará Gadafi a negociar en una fase en la que posiblemente Misrata vuelva a caer en sus manos?

El asunto es cómo se conducen las negociaciones. (...) Creo que no avanzarán si no se establecen las conversaciones al más alto nivel, incluyendo a Gadafi. Él ya ha presentado dos ofertas de alto el fuego –cualquiera sea su naturaleza- que los rebeldes han rechazado. No sólo hay que escuchar a los rebeldes, sino que también hay que tratar de lograr que esta guerra por fin termine.

Suena un poco como si desde el comienzo Usted hubiera estado en contra de intervenir militarmente en Libia y hubiera preferido quizá apostar desde el principio por las negociaciones...

General Klaus Reinhardt

General Klaus Reinhardt, ex comandante de las tropas de KFOR.

Desde muy temprano dije que la OTAN no puede ganar semejante guerra desde el aire. No hay acontecimientos históricos que demuestren que se puede poner fin a tales conflictos mediante la fuerza aérea. Entonces, cuando se dice que no se utilizarán tropas de tierra, se llega precisamente al dilema en que nos encontramos ahora y hay que ver cómo encontrar una salida, mediante negociaciones de paz.

Permítame recordar el caso de los Balcanes, en el cual tras los ataques aéreos se llevaron a cabo las negociaciones de cese del fuego en Dayton. Allí participó Milosevic, que era el gran criminal, y también estuvo presente en las negociaciones de paz finales en París. En ese caso no se rechazó negociar con la otra parte. Y se necesita a la contraparte, no se puede negociar exclusivamente con los rebeldes cuando se trata de alcanzar un acuerdo de cese del fuego.

¿Tenía razón el gobierno alemán al actuar como actuó?

Pienso que el gobierno alemán tenía gran preocupación de verse arrastrado a combates terrestres y creo que en estas circunstancias tenía razón.

Gran Bretaña ha enviado asesores militares a Libia y Francia también se propone hacerlo. ¿Les servirán de algo a los rebeldes?

No, eso no ayuda en nada. Opino que es un gesto con efectos hacia afuera, pero se necesitarían meses para formar a estos rebeldes de manera de que pudieran ser un contrapeso efectivo a las fuerzas de Gadafi a largo plazo. Eso lo sabe cualquiera que haya instruido a soldados. Además, con ello la guerra se prolonga aún más. Lo que hay que conseguir es que esta guerra termine, porque lo que debe importar es el destino de la población civil de Misrata u otro lugar y el de los aproximadamente 500.000 fugitivos en el desierto.

Autor: André Hating /Emilia Rojas

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda