1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“Evidente relación con Siria”

Es improbable que los atentados de París hayan sido planeados centralizadamente por la organización “Estado Islámico”, dice el experto en terrorismo Günther Meyer, en entrevista con DW.

DW: Sr. Meyer, mucho apunta a que los atentados de París deben ser vistos ante el trasfondo de la política francesa en Siria. ¿Cuál es su apreciación?

Günter Meyer: La relación con Siria es evidente. Justo la semana pasada el presidente Hollande anunció que había ordenado un ataque contra un campo de entrenamiento en Siria, en el cual habría también franceses. Añadió que con ello quería evitar que se produjeran atentados en Francia. Eso quiere decir que se puede apreciar una vinculación directa. No obstante, la pregunta sigue siendo si se trata efectivamente de una operación planeada en forma centralizada por el “Estado Islámico” (EI). Me parece más probable que se trate de un caso de “homegrown terrorism”, es decir, de jóvenes franceses que se han unido para formar una agrupación islamista. Algo muy similar a lo ocurrido en el caso de Charlie Hebdo.

Eso es en cierto modo mucho más inquietante, porque un terrorismo surgido en el interior del país podría dividir a la nación.

Es, en efecto, algo extremadamente peligroso. Hace ya más de un año se advirtió que las cárceles son lugares claves donde se forman ese tipo de células terroristas. Allí existe un gran potencial de peligro. Allí las personas se pueden seguir radicalizando. Cuando recuperan la libertad, se vuelven un riesgo considerable para toda la sociedad.

Hace unas dos semanas se discutía en Francia sobre el décimo aniversario de los disturbios en los barrios periféricos que tuvieron lugar en 2005. La prensa francesa se mostró autocrítica, constatando que se ha hecho algo para mejorar la integración, pero no lo suficiente. ¿Cómo lo ve usted?

Prof. Günther Meyer

Prof. Günther Meyer.

Las condiciones sociales en los banlieues en los que viven mayoritariamente inmigrantes musulmanes o descendientes de ellos son todo, menos favorables. La gente que vive allí sigue estando ampliamente marginada en lo económico. Hay un altísimo desempleo e impera una gran falta de perspectivas. Naturalmente, ese es un caldo de cultivo ideal para reclutar terroristas e islamistas radicales.

¿Qué significa eso para la identidad cultural del país y para la política de integración?

El islam, como sello fundamental de identidad, es interesante para aquellos grupos desfavorecidos en Francia en el plano cultural, económico y social. Se trata de personas que se concentran en determinados puntos alrededor de París. Están al margen de la enorme mayoría de la sociedad francesa. Y algunos son radicalizados por ultras islamistas.

¿A qué se debe esa marginación?

También la política desempeña sin duda un papel. Precisamente la que proviene de la extrema derecha es un elemento importante, que lleva a que la población con raíces en el mundo islámico sea blanco de acusaciones. Las consignas propagandísticas de la ultraderecha, cargadas de odio, llevan a una radicalización. También la política oficial francesa, con declaraciones críticas y hasta hostiles hacia el islam, ha contribuido a que musulmanes se sientan discriminados en Francia, se aíslen y sean especialmente vulnerables a los predicadores radicales.

*Günther Meyer dirige el Centro de Investigaciones del Mundo Árabe (ZEFAW) en la Universidad de Maguncia.

DW recomienda