1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Europa tendrá que hacer sus deberes contra el terrorismo

Europa tiene que mejorar sus defensas contra el terrorismo, dice Francois Heisburg, experto en seguridad. Actualmente ni siquiera hay una base de datos de terroristas ni listas de reconocimiento de pasajeros.

DW: Desde los ataques del 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos ha estado trabajando mucho para protegerse del terrorismo yihadista. Desde los ataques de París, Europa también comenzó a preocuparse seriamente. ¿Qué puede aprender Europa de la experiencia estadounidense?

François Heisbourg: Hay una regla básica que es tener una comunicación excelente entre las distintas agencias para poder recoger, procesar e interpretar los datos para propósitos represivos o preventivos. Esa cooperación le faltaba a Estados Unidos antes del 11 de septiembre y fue entonces cuando se empezó a construir un sistema sustancialmente mejor. Por supuesto, Europa tiene una dificultad añadida y es el hecho de que esté compuesta por 28 estados miembros, que no facilitan el intercambio de información como aportan los estadounidenses.

Los ataques de París mostraron cuán importante es la cooperación internacional para combatir el terrorismo. Como mayor entidad de Europa, ¿está organizada la UE para proteger a sus ciudadanos de la amenaza terrorista?

Francois Heisbourg, director del Centro de Ginebra de Políticas de Seguridad

Francois Heisbourg, director del Centro de Ginebra de Políticas de Seguridad

Al igual que en otros temas sobre defensa y diplomacia, la UE no es el agente primario. Primero están los estados miembros, que son quienes hacen las labores de inteligencia, defensa y diplomacia, mientras la UE tiene un papel secundario. Esto no va a cambiar hasta que no haya una Europa completamente federal, algo que actualmente no es una opción política en boga. Así que habrá que encontrar mejores formas para que los estados miembros trabajen conjuntamente. El modelo organizativo de Estados Unidos son puede ser reproducido directamente en el marco europeo.

Parece que los estados miembros todavía no tienen margen para mejorar la cooperación, como demuestra el hecho de no tener siquiera una base de datos de terroristas europea o que los datos de Europol solo sean extractos de los algunas listas nacionales de terroristas.

Eso es correcto. Desde mi punto de vista hay dos problemas básicos. El primero es que pocos estados miembros tienen servicios de inteligencia y seguridad serios. Es una cuestión de recursos y fuerza laboral. Está claro que los países más grandes tendrán más recursos para estos temas que los pequeños. En mi opinión, al tener más recursos, los grandes deberían asistir para que los pequeños desarrollen sus propias organizaciones.

El segundo tema es la transmisión de información y datos. No todos los miembros de la UE comparten el sistema de información Schengen. Y no todos los miembros del área Schengen comparten las versiones más actuales del sistema de información Schengen. Y es verdad que no existe una amplia base de datos de terroristas ni un sistema de reconocimiento de nombres de pasajeros para viajar por Europa. Todo eso se puede corregir y tiene que corregirse, pero todavía no se ha hecho.

¿Cómo ve las expectativas de que se den estos pasos?

Todo dependerá de si Schengen sobrevive en los próximos meses. Es una cuestión muy abierta porque parece que Schengen no está funcionando. Así quedó demostrado cuando algunos estados miembros tomaron medidas nacionales y unilaterales durante la crisis de refugiados, con Suecia levantando controles fronterizos y Alemania dudando de la vigencia de los acuerdos de Dublín como si fuese a tomar sus propias decisiones. Ahora mismo, la cuestión de si Schengen sobrevive políticamente es muy seria y todas las nuevas tendencias electorales indican hacia los conservadores. Las fuerza soberanistas están ascendiendo. Por eso, esa cuestión será respondida políticamente en los próximos meses. Técnicamente no existen impedimentos para que Schengen trabaje de forma más eficiente para combatir el terrorismo.

Para protegerse, Estados Unidos aprobó leyes nuevas controvertidas como el Patriot Act, duramente criticadas por violar las libertades civiles. ¿Qué podría aprender Europa de los errores de Estados Unidos para evitar repetirlos?

Europa en su totalidad no podría porque la legislación tiende a ser aprobada a nivel nacional y esas reacciones nacionales ante hechos nacionales suelen ser precisamente las que provocan que se exija una nueva legislación. En Francia tenemos gente que quiere leyes antiterroristas más duras. Personalmente, no creo que sea necesario. Faltan los recursos para implementar las leyes actualmente vigentes y preferiría que se desplegase todo el potencial legislativo existente y el armamento legal, antes que satisfacer a un electorado impaciente con medidas que no son estrictamente necesarias.

François Heisbourg es Director del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres y del Centro de Ginebra de Políticas de Seguridad. Previamente trabajó para los ministerios de Defensa y Exteriores de Francia.

DW recomienda