1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Europa emprende acciones legales contra Gazprom

La Comisión Europea cree que la empresa gasista rusa pudo imponer precios más altos en cinco países del este europeo tras haber acordado precios con varios de sus grandes clientes. Gazprom rechaza las acusaciones.

Este miércoles (22.04.2015) la Comisión Europea envió a la gasista estatal rusa Gazprom un pliego de cargos en el que la acusa de poner trabas a la competencia en Europa Central y Oriental. Por esto podría llegar a imponerle sanciones de hasta el diez por ciento de su facturación anual. La Unión Europea sospecha que Gazprom entorpeció de forma ilegal la libre competencia en Bulgaria, la República Checa, Estonia, Hungria, Letonia, Lituania, Polonia y Eslovaquia.

De esta manera, algunos grandes clientes de Gazprom solo tenían permitido vender una parte del gas comprado a otros países, con lo que, según la UE, la empresa pudo imponer precios más elevados en cinco países. Además, la compañía rusa condicionó el suministro de gas a Bulgaria y Polonia a la inversión de estos países en uno de sus gasoductos.

Hacerse con el monopolio

Con esas prácticas, Gazprom quería lograr el monopolio en muchos de los países del Este de Europa, afirmó la Comisión. "El gas es una importante materia prima para la vida diaria (...) Por eso es muy importante salvaguardar la libre competencia en el mercado europeo del gas", señaló la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager. "Todas las compañías que operan en el mercado europeo, sin importar si son europeas o no, tienen que seguir nuestras reglas", agregó la comisaria. "Si nuestras sospechas se confirman, Gazprom tendría que enfrentarse a las consecuencias legales de su comportamiento", advirtió.

El año pasado Gazprom tuvo una facturación de 3,99 billones de rublos (unos 69.400 millones de euros/74.750 millones de dólares), por lo que la multa de la UE podría ser de hasta 6.900 millones de euros. La empresa tiene ahora 12 semanas para responder a las acusaciones de la Comisión, que llegan tras más de dos años de investigaciones. La compañía ya rechazó hoy mismo los cargos, alegando que carecen de toda base, y aseguró que cumple estrictamente con la legislación internacional.

La Comisión Europea investiga las prácticas de la gasista rusa desde 2012. En negociaciones previas, la compañía se mostró dispuesta a hacer concesiones, pero su propuesta no fue suficiente para la UE. Después, las negociaciones se interrumpieron debido a las tensiones entre Bruselas y Moscú por el conflicto ucraniano. Los acuerdos sobre precios o condiciones que dañen a los usuarios o clientes están totalmente prohibidos en la UE.

MS (dpa/efe)