1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Europa debe rechazar vehementemente el antisemitismo

Cada año, con motivo de la Conmemoración del Holocausto en Israel, la Universidad de Tel Aviv advierte que ha crecido el antisemitismo. La "explosión del odio a los judíos en Europa" es inaceptable, opina Bernd Riegert.

Manifestación contra el antisemitismo en Berlín.

Manifestación contra el antisemitismo en Berlín.

Las conclusiones de los investigadores de la Universidad de Tel Aviv sobre el antisemitismo que parece crecer constantemente en todo el mundo son alarmantes. El número de casos de violencia contra judíos aumentó también el año pasado, especialmente. Es vergonzoso que los judíos estén están cada vez más amenazados. La tendencia es clara: el antisemitismo crece, desde hace siete años en Europa, sobre todo en Francia y el Reino Unido. A principios de este año, el odio a los judíos se vio reflejado en los ataques terroristas en París y Copenhague.

Ya no bastan las marchas de solidaridad, lo que ahora se necesita son acciones. Se debe garantizar la seguridad de las instituciones judías. También la información y educación deben mejorarse, especialmente la dirigida a jóvenes musulmanes, para erradicar el odio irracional contra los judíos. A pesar de las declaraciones de políticos en cumbres y convenciones y el anuncio de nuevos programas contra el antisemitismo, esas intenciones no se han visto reflejadas en la vida cotidiana.

Diferentes grupos de delincuentes

DW recomienda



Eso tiene que ver con que las razones de la violencia antisemita son muy complejas. Mientras el primer ministro Valls responsabiliza en Francia a musulmanes radicales de la mayoría de los actos de violencia contra los judíos, en Alemania la violencia antisemita es perpetrada por la extrema derecha.

Si bien es cierto que en Europa oriental, las reservas frente a los judíos están más arraigadas en la población, es en Europa occidental en donde se cometen más crímenes contra personas de confesión judía. En Turquía, el primer ministro, Erdogan, se ha destacado por sus comentarios antisemitas.

En otros países son los partidos radicales de izquierda los que agitan el ambiente tomando partido en el conflicto de Oriente Próximo. Hasta hace dos años funcionarios judíos advertían del auge de los partidos de derecha populista en Hungría y Eslovaquia. Ahora, lo que preocupa es la radicalización de algunos musulmanes. Por lo tanto, no puede haber una respuesta europea sencilla y unificada al problema.

Aparentemente, el recrudecimiento del conflicto armado entre Israel y palestinos en la Franja de Gaza en 2014 es una de las razones para el fuerte aumento de la violencia antisemita en Europa. Como ocurrió en 2009, después de la primera operación militar contra Gaza. En ese momento, el número de actos antisemitas era incluso superior al de 2014.

En este sentido, la política europea podría hacer algo si no permitiera que la crítica a la política de Israel degenere en rechazo total del Estado judío y el odio generalizado a los judíos. Por supuesto que se puede protestar contra las acciones de Israel en Gaza, pero atacar a todos judíos pidiendo su "muerte en cámaras de gas", como aparentemente ha ocurrido en decenas de manifestaciones en Europa, va más allá de lo tolerable.

A las promesas le deben seguir los hechos

Campaña Somos muchos: Berlín contra nazis:

Campaña "Somos muchos: Berlín contra nazis":

Se está creando una atmósfera en la que - 70 años después del Holocausto - es posible expresar los antiguos prejuicios contra judíos. Como lo comprueban los investigadores en Tel Aviv. En muchas sociedades europeas existe un latente antisemitismo en hasta un 20% de la población. Entre musulmanes y ultraderechistas, esta proporción es mucho mayor. Para los europeos preocupados no es consuelo saber que en otras partes del mundo la situación es peor.

En el Próximo Oriente, tres cuartas partes de la población tienen posturas antisemitas, algo que es constantemente reforzado por las instituciones estatales y los medios de comunicación. Organizaciones judías han instado a sus miembros a no identificarse como judíos en algunas partes de Europa. El primer ministro israelí Netanyahu llama constantemente a los judíos europeos a emigrar a Israel. Esto es algo que duele, toda vez que la minoría judía pertenece a Europa, desde hacer cientos de años.

A su vez, los políticos europeos se comprometen a hacer todo lo posible para permitir que los judíos vivan seguros en Europa. Pero las estadísticas de la Universidad de Tel Aviv dicen otra cosa. Ya es hora de pasar de las promesas a los hechos concretos. Aún la situación no es, en absoluto, comparable a la situación en Europa de los años 30 del siglo pasado, cuando en Alemania la violencia antisemita fue organizada y promovida por el Estado. Pero en Francia crece el número de emigrantes judíos. Un éxodo no puede ser la respuesta a los problemas de las sociedades de Europa.