1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

“Estamos hartos”

Asociaciones ecologistas y productores biológicos se manifiestan bajo este lema en Berlín durante la Semana Verde, exigiendo un futuro más sostenible para el sector.

Son números que impresionan a cualquiera. En 130.000 metros cuadrados, más de 1.500 expositores presentaran unas 100.000 especialidades de 68 países. Para muchos, una exageración. Por ejemplo, para Jochen Fritz, partidario de la alimentación sostenible y organizador de una manifestación en Berlín bajo el lema “Estamos hartos”. Fritz espera que acudan a ella unos 30.000 activistas durante la Semana Verde de Berlín. Está prevista también la participación de organizaciones como Oxfam o Miseror y otras organizaciones de agricultura ecológica como Demeter o Bioland.

Vor der Eröffnung der Grünen Woche in Berlin 2015.

Grüne Woche (Semana Verde) de Berlín.

En su juventud, Fritz quiso ser voluntario para la ayuda al desarrollo. Pero alguien le convenció de que primero debería cambiar la agricultura. Tras formarse en el sector, trabajó como asesor para productores biológicos. Está "harto" sobre todo de la imagen que se da de la agricultura: “En la foto se ven cerdos sobre la paja y se habla del campo y granjas. Pero al consumidor no se le muestra la realidad”.

A Fritz le gusta la buena comida. Mejor dicho, la comida bien producida. Pero se queda sin apetito cuando ve instalaciones de crianza en masa como en Hassleben (Brandeburgo), donde a su juicio imperan pésimas condiciones.

Alemania no necesita más carne

Actualmente, Brandeburgo trata de posicionarse como destino turístico. Para Fritz, instalaciones como la de Hassleben perjudican más que lo que aportan. Además, la industrialización agraria llevará a la extinción de las granjas: “En el año 2000 había más de 125.000 criadores de cerdos en Alemania. Ahora solo hay 25.000”.

Más carne no es necesaria, según Fritz, que atribuye los bajos precios a una sobreproducción continua. “No necesitamos más cerdos, sino que los cerdos necesitan más sitio para vivir en condiciones normales”, continúa el experto, aludiendo a la cría en espacios cerrados y reducidos. Afirma que los cerdos son seres inteligentes y necesitan diferentes espacios para dormir, comer. "Tenemos que exigir la cría adecuada de los animales aunque cueste más”, continúa el activista.

¿Producto barato o producto de calidad?

Para los organizadores de esta campaña, en la actualidad hay dos tendencias claras. El consumidor está dispuesto a pagar más por la calidad. Además, cada vez se reduce más el consumo de carne. Pero eso no basta para Fritz, que busca más bien un cambio de la regulación agraria que viene de Bruselas. Por ejemplo, limitando los establos industriales, el uso de abonos y antibióticos y protegiendo el agua de los nitratos. Además, a su juicio la UE debería cambiar el reglamento de producción de leche y carne para evitar excedentes que provocan caídas de precios. “La presión en la calles es necesaria para buscar reacciones políticas positivas”, concluye Fritz, que sueña con precios justos para los campesinos y comida saludable y económica para todos.