1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Estadounidense, condenado a trabajos forzados en Norcorea

Kim Dong Chul fue acusado de espionaje y robo de secretos de Estado y sentenciado, además, a diez años de prisión.

El ciudadano estadounidense de origen surcoreano Kim Dong Chul fue condenado este viernes (29.04.2016) a diez años de prisión y trabajos forzados en Corea del Norte, donde las autoridades lo acusan de espionaje y robo de secretos de Estado. El pasado mes de marzo, durante una rueda de prensa organizada por el hermético país, el hombre confesó que intentó robar secretos militares y nucleares de Pyongyang.

Kim, de 62 años y naturalizado estadounidense en 1987, fue arrestado el 2 de octubre de 2015. Tras un breve juicio realizado esta jornada en la Corte Suprema, el acusado recibió su condena en medio de tiempos de tensión militar en la península coreana. Esto, debido a las pruebas misilísticas del régimen de Kim Jong-un que han sido criticadas por todo el mundo. Un mes antes, el estudiante estadounidense Otto Warmbier fue condenado a 15 años de trabajos forzados por robar propaganda de un hotel en Pyongyang.

De acuerdo con las autoridades norcoreanas, Kim fue detenido en Rason (una zona económica especial del país) cuando recibía un USB con secretos militares y material relacionado con armas nucleares. La confesión, a todas luces “orquestada” de acuerdo con diversos analistas, podría ser un primer paso para una posterior liberación. Sin embargo, también se teme que las largas condenas que pesan sobre Kim y Warmbier sean reflejo de la tensión entre Pyongyang y Washington y eso dificulte su puesta en libertad.

Confesiones bajo presión

La agencia de noticias oficial norcoreana KCNA aseguró que Kim se disculpó por sus crímenes y dijo que trabajaba bajo órdenes de los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Sur. Corea del Norte ha sido criticada en reiteradas ocasiones por su pobre record en cuanto a respeto de los derechos humanos, y ha usado en el pasado a ciudadanos estadounidenses para conseguir visitas de alto perfil político o social desde EE.UU., país con el que no tiene relaciones diplomáticas.

Además de Kim y Warmbier hay otros cuatro extranjeros detenidos en Corea del Norte, entre ellos tres surcoreanos y el pastor canadiense Hyeon Soo-Lim, quien permanece encarcelado cumpliendo una condena de cadena perpetua por cometer actos hostiles contra el régimen. En el pasado, extranjeros que han sido liberados por las autoridades norcoreanas han asegurado que sus confesiones fueron realizadas bajo presión.

DZC (AFP, AP, Reuters, EFE)


DW recomienda