1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Eslovenia: una presidencia modesta y eficiente

Eslovenia ha probado que un miembro nuevo y pequeño puede gestionar, con éxito, la presidencia rotativa de la UE. Modesto, sin aspavientos y eficiente ha sido su semestre.

default

Al centro, el primer ministro húngaro, Ferenc Gyurcsany, con el primer ministro esloveno Janez Jansa en la cumbre del Bruselas, en junio de 2008

El 1 de enero de 2008, con Eslovenia llegó a la presidencia rotativa europea, por primera vez, un país de los ex comunistas que ingresaron a la Unión Europea en el 2004. Por estar a cargo de la presidencia por un semestre, los eslovenos tuvieron la oportunidad de marcar la agenda europea. Entre sus mayores prioridades estuvo la política europea en los Balcanes, y este pequeño país ubicado entre Italia, Austria y Croacia supo mover sus hilos. El éxito del no en el referéndum irlandés, sin embargo, ensombreció su debut.

“Muchas gracias, Eslovenia’, recalcó Hans-Gert Pöttering, presidente del Parlamento Europeo, al dar por concluida su presidencia. Esta frase forma parte de la rutina de clausura, sea cual haya sido el rendimiento del país en cuestión. Sin embargo, esta vez los agradecimientos quizá sean más sentidos, opina Jacki Davis, analista del European Policy Center en Bruselas, quien asevera: “Lo que los eslovenos querían demostrar y demostraron es que un nuevo y pequeño miembro es capaz de llevar con éxito la presidencia, que las cosas no salen mal y que pueden solucionar los problemas”. En resumen, en su opinión, han cumplido con lo que se esperaba de ellos.

Labor por los Balcanes

Eslovenia ha abogado con vehemencia porque la Unión Europea reconozca la independencia de Kosovo y allane el camino para la membresía de Serbia. En Kosovo, sin embargo, la Unión Europea aún no ha podido asumir el control político, como quería Eslovenia. Debido a las reticencias rusas, la UE debe seguir trabajando bajo la égida de Naciones Unidas. Después de las elecciones serbias la tensión ha bajado. Con Serbia y Bosnia-Herzegovina se logró firmar Acuerdos de Estabilización y Asociación; éstos representan un paso importante en el camino hacia el ingreso a la UE.

“Los dos sucesos que marcaron el semestre no estaban bajo su control. Teniendo en cuenta cuán dispares eran las posturas europeas en ese tema, supieron llevar el asunto de la independencia de Kosovo con maestría. Por supuesto que la presidencia fue al final ensombrecida por el no de los irlandeses. Pero esto tampoco fue culpa de los eslovenos”, opina Davis, quien cataloga de exitosa esta presidencia.

En la UE no existe consenso de cómo y cuándo permitir el ingreso de los países balcánicos, sin contar con el marco del Tratado de Lisboa. Janez Jansa, primer ministro de Eslovenia, entrega la presidencia rotativa lamentando no haber podido hacer más por Europa. “Creo que a los ciudadanos se les puede explicar el proyecto. Tan difícil no es. Para ello se requiere tiempo y el enfoque adecuado. Tenemos que cambiar esa visión negativa que se tiene de las instituciones europeas. Necesitamos de una identidad europea”, declara Jansa.

Symbolbild Flaggen EU Slowenien

"Gracias, Eslovenia"

Logros sin aspavientos

El primer ministro Jansa -de trato más bien seco- con su pequeño equipo logró en seis meses, sin hacer mucho aspaviento, conjugar las posturas europeas en cuanto a jornada laboral, después de 14 años de discusión. Impulsó la primera parte de la directiva de asilo, así como abrió con América Latina el diálogo acerca de cambio climático, producción de alimentos y seguridad energética. Sin embargo, en opinión del socialdemócrata Jo Leinen, ni Eslovenia ni los otros países europeos tienen en cuenta el sentir del ciudadano del continente: “Los precios de los alimentos, el aumento del costo de la energía, la crisis crediticia, los sueldos de los gerentes… hay muchas cosas que preocupan al ciudadano; y nosotros reaccionamos tarde y tomamos decisiones tibias. Europa tiene que ser útil al ciudadano, sólo entonces nos apoyará y nos seguirá”.

Modesta pero eficiente

El presidente de la Comisión Europea –jefe de la central administrativa en Bruselas- alabó por su parte la gestión eslovena. Modesta, pero eficiente; lo contrario de lo que se espera de su sucesora, Francia. “Si todos los estados miembros laboraran con el ahínco de Eslovenia, la UE podría superar muchas de sus dificultades”, recalcó Barroso.

DW recomienda