1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Eslovenia advierte sobre desestabilización en los Balcanes

El primer ministro de Eslovenia, Miro Cerar, advirtió que la crisis de los refugiados podría desestabilizar aún más los Balcanes occidentales y empeorar las relaciones entre Croacia y Serbia.

"Sabemos que los Balcanes no son lo suficientemente estables como para aguantar este tipo de situaciones. Por ello es muy importante dedicar una atención especial a los Balcanes y a toda la región, ayudarles, también de forma financiera", declaró Cerar en Bruselas tras la cumbre europea, según informa hoy la emisora pública TvSlo.

Cerar indicó que en la reunión de líderes europeos él mencionó ese riesgo de desestabilización en los Balcanes occidentales, por los que actualmente pasan miles de refugiados camino de los países ricos de Europa, y a las cada vez más tensas relaciones entre Serbia y Croacia.

Los dos países vecinos se están bloqueando mutuamente el paso de mercancías y vehículos. Croacia reclama a Serbia que deje de enviarle a todos los refugiados que llegan a su territorio y que desvíe también a algunos hacia Hungría, mientras que las autoridades serbias niegan que estén organizando el transporte de inmigrantes a suelo croata.

Advertencias de Hungría

El primer ministro húngaro, el conservador Viktor Orban, advirtió hoy que su país podría acabar permitiendo el paso sin control por su territorio de todos los refugiados que quieren llegar a Alemania y otros países ricos de Europa.

"El canciller austríaco (Werner Faymann) dijo claramente que si sólo podemos pararlos (a los refugiados) con vallas, mejor dejarlos pasar. Es algo que debemos considerar", dijo Orban tras la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE que terminó esta madrugada en Bruselas, en declaraciones recogidas hoy por la prensa local.

El Gobierno húngaro ha sido muy criticado por sus socios europeos, entre ellos Austria, por recurrir a la construcción de vallas para detener físicamente la llegada de refugiados de Oriente Medio y Asia. Hungría ha cerrado así su frontera con Serbia, por la que entraban miles de refugiados cada día hasta el martes pasado, y está terminando otra en la linde con Croacia, país al que se ha desviado el flujo migratorio al no poder entrar en suelo húngaro.

CP (efe, dpa)