1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Es mejor innovar que subvencionar

Cinco mil millones de euros ha destinado Berlín a promover la compra de autos nuevos en Alemania, una medida considerada por algunos como “contraproducente”. Éste y las protestas en Moldavia son temas de hoy en Europa.

default

"Deshágase de su auto viejo y le damos 2.500 euros si compra uno nuevo".

Der Standard, de Viena: “Es irresponsable con las generaciones futuras entregarles miles de millones a las empresas constructoras de automóviles sin exigirles nada a cambio. Las casas automotrices tendrían que pagar las deudas que el Estado ha asumido para ayudarles en la crisis. Las próximas generaciones van a preguntar: ¿Cómo es que en los años de la crisis económica, entre el 2008 y el 2010, no obligaron a los fabricantes multinacionales a construir autos más eficientes y que consumieran menos combustible? En esa época ustedes tuvieron la oportunidad de lograrlo.”

Incondicionales e inútiles subvenciones

Aachener Zeitung, de Aquisgrán: "¿Por qué no utilizar los conocimientos de los ingenieros de la industria automotriz para explorar y desarrollar nuevos campos? Probablemente tendría Opel así una mejor oportunidad de sobrevivir. Una reestructuración basada en la diversificación. Con el pago de incentivos para el desguace de autos viejos, el Gobierno alemán de coalición se queda atascado en fórmulas antiguas. Las subvenciones a la compra de nuevos autos no están ni siquiera condicionadas a cumplir normas ambientales.”

Moldavia: comunismo versus juventud

Népszabadság, de Budapest: “El Partido Comunista de Moldavia gana una elección tras la otra porque es el único que expresa su identificación con la ‘identidad moldava’, logrando así interpretar el sentimiento de la población. Aunque hablan rumano, la mayoría de los moldavos no quiere ser rumana. Los moldavos miran más bien hacia Moscú. Algunos creen que las protestas contra los comunistas en Moldavia están siendo promovidas desde Bucarest. Pero no es así. La sublevación en Moldavia tiene un simple motivo. Los jóvenes que protestan quieren ser europeos y guardan la ilusión de adherirse a Rumania como el camino más directo hacia una pertenencia a la Unión Europea.”

jov / dpa

Editora: Emilia Rojas