1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Erdogan acusa a Alemania de apoyar el terrorismo

El presidente de Turquía criticó a Berlín por no extraditar a supuestos seguidores de clérigo opositor sospechosos de participar en el fallido golpe de 2016.

A solo dos días de que comience la cumbre del G20 en Hamburgo, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, criticó con dureza al gobierno de la canciller Angela Merkel por no permitirle dar un discurso ante sus compatriotas en territorio germano, así como por no extraditar a presuntos terroristas que Ankara exige sean juzgados en Turquía. Las declaraciones fueron publicadas este miércoles (05.07.2017) por el semanario Die Zeit.

 

Más información:

-G20: una cumbre marcada por contradicciones

-La oposición turca llevará el referéndum de abril ante Estrasburgo

 

Uno de los puntos que más malestar parece provocar al mandatario turco es la negativa de Berlín a extraditar a presuntos partidarios del clérigo opositor Fethullah Gülen, al que el gobierno de Erdogan acusa de estar detrás del golpe de Estado fallido de 2016. "Le hice la petición a la señora Merkel. ¿Por qué no nos los entregan? Mientras el Gobierno alemán no lo haga, Turquía verá a Alemania como un país que apoya el terrorismo”, dijo Erdogan.

También le parece "muy curioso” que la canciller alemana esté tan preocupada por la situación del periodista germano-turco Deniz Yücel, detenido en Turquía desde hace casi cinco meses bajo sospecha de apoyar al terrorismo kurdo. "Que la señora Merkel incluya en su agenda la salvación de un sospechoso de terrorismo me parece muy curioso", dijo. Yücel entrevistó a terroristas y eso lo convierte en uno de ellos, a juicio de Erdogan.

"Nada personal”

El gobierno de Alemania prohibió explícitamente a Erdogan realizar un discurso ante sus partidarios en suelo alemán, algo que el jefe de Estado turco también criticó. "¿Qué mentalidad es ésa? Es muy desagradable", declaró. "Es un suicidio de Alemania. Un suicidio político", agregó el mandatario, quien esperaba darse un baño de masas ante parte de los 3,5 millones de personas de ascendencia turca que viven en la mayor economía de Europa. 

A pesar de las tensiones de los últimos tiempos que han provocado que las relaciones entre los dos países atraviesen sus horas más bajas, Erdogan afirma que no es nada personal. "No tengo problema alguno con la canciller", dijo, aunque no dudó en recordar las relaciones que tenía su país con Alemania cuando el excanciller socialdemócrata Gerhard Schröder estaba en el poder (1998 a 2005): "Eran muy diferentes, espero que podamos volver hasta ahí”, dijo.

DZC (EFE, dpa)

DW recomienda