1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Entra en vigor la ley que limita la independencia del Constitucional polaco

El presidente polaco, Andrzej Duda, firmó hoy la ley que limitará la independencia del Tribunal Constitucional, ignorando las protestas de la oposición y las críticas expresadas por la Comisión Europea (UE).

El jefe del Estado polaco ratificó la controvertida reforma, aprobada la semana pasada por la cámara baja del Parlamento (Sejm) tras once horas de encendido debate. La reforma limitará las competencias de los magistrados del Constitucional, cuyas decisiones deberán ser adoptadas además por una mayoría de dos tercios, en lugar de la mayoría simple vigente hasta ahora.

Se trata del proyecto más ambicioso del nuevo Gobierno, emanado de las elecciones parlamentarias del pasado octubre, en que la formación nacional conservadora PiS, el partido que lidera por el exprimer ministro Jaroslaw Kaczynski, alcanzó la mayoría absoluta.

El paso del proyecto de ley por el Sejm estuvo precedido de protestas en las principales ciudades del país, así como de las críticas de la opositora Plataforma Ciudadana, el partido que quedó relevado del poder tras ocho años en los mencionados comicios.

Los planes del Gobierno

La nueva ley dificulta la adopción de decisiones por el Constitucional, varios de cuyos miembros han sido nombrados por el Gobierno que dirige Beata Szydlo y que abre la puerta a su control político.

La opositora PO, el partido del exprimer ministro polaco y actual presidente Consejo Europeo, Donald Tusk, considera la ley un instrumento del Gobierno de Szydlo para sacar adelante parte de sus propuestas. Entre ellas se incluye el adelanto de la edad de jubilación a los 60 años, la limitación la propiedad extranjera en la banca y los medios de comunicación nacionales.

La medida le permitiría al gobierno incluso cambiar la Carta Magna para incluir referencias contra el aborto o el matrimonio homosexual, posturas por las que ya ha abogado. Además, el cambio obliga al tribunal a atender en orden cronológico las demandas recibidas y suprime de la ley que rige a esta institución el párrafo relativo a su independencia del poder político.

Desde la Unión Europa también se ha seguido con escepticismo el proceso y el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, llegó a comparar recientemente la situación en Polonia con un "golpe de estado", algo por lo que Varsovia exigió disculpas.

ER (efe, dpa)

DW recomienda