1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Enrico Letta: la esperanza de Italia

Enrico Letta intenta formar gobierno. Dos meses después de las elecciones, los italianos respiran aliviados y esperan que la nueva coalición reactive la economía.

Enrico Letta

Enrico Letta

En verdad, Enrico Letta no representa el cambio que muchos electores del Partido Democrático (PD) ansiaron, pero, después de las vergonzosas elecciones presidenciales, muchos opinan que el PD hace bien en formar gobierno. Esto es algo que el antiguo dirigente del partido, Pierluigi Bersani, quien dimitó de su puesto, no había logrado. Bersani prometió no hacer coalición con el partido conservador PDL de Silvio Berlusconi y cumplió su palabra. Ahora Enrico Letta deberá encontrar una salida al estancamiento.

La izquierda se debilita, Berlusconi se alegra

Berlusconi está triunfando ante la debilidad de los partidos de izquierda, y su secretario de partido, Angelino Alfano, ya anunció las condiciones para un gobierno común. Por ejemplo, pretende abolir el impuesto a la propiedad, así como lo prometió Berlusconi en su campaña electoral. Pero sin este ingreso fiscal el Banco Central Italiano tendría que volver a calcular el déficit. Para el 2013, Italia persigue un déficit presupestario de un 2,9 por ciento del PIB y, por ningún motivo, desea sobrepasar el límite de déficit que fija el Tratado de Maastricht de un tres por ciento.

Por ello, Letta no cuenta con un amplio margen financiero y deberá implementar medidas eficacez inmediatas de bajo costo contra los problemas sociales y económicos de Italia. Esta será una política poco popular que apenas se distinguirá de las medidas de ahorro del gobierno de Mario Monti. En su primera toma de posición como designado Jefe de Gobierno, Letta criticó la política de los socios europeos en la crisis del euro, haciendo mención de una “concentración demasiado fuerte en las medidas de ahorro”. Pero Letta no pondrá en juego la confianza de socios como Alemania y Francia, que Monti consiguió con tanto esfuerzo.

Bersani y Berlusconi no quisieron formar una coalición.

Bersani y Berlusconi no quisieron formar una coalición.

Habilidad negociadora y compromiso

Enrico Letta es considerado como político diplomático, dispuesto a transigir. A los treinta años llegó a ser ministro de Asuntos Europeos, después dirigió el departamento de industria y fue secretario de Estado bajo Romani Prodi. Casi todos los partidos aprobaron su nombramiento por el Presidente Napolitano. Solo Beppe Grillo, quien adviritó de una gran coalición, pero, al mismo tiempo, no asumió responsabilidad para formar gobierno, criticó a Letta, aludiendo al tío del político, Gianni, la mano derecha de Berlusconi. Según Enrico Letta, casi no tiene contacto con su tío y no trata con el círculo de Berlusconi.

¿Qué modelo de gobierno?

Actualmente, los intereses de los partidos difieren mucho. El PD discute acaloradamente si realmente se puede trabajar con el “archienemigo Berlusconi”. “Existe un gran malestar y los integrantes no están satisfechos con lo que está pasando a nivel nacional,” dice Tina Colomba, coordinadora de la sección local del PD, en Monza. Sobre todo en la base hay tumultos. En todo el país, se está convocando a asambleas para calmar los ánimos. Muchos se pronuncian en favor de un gobierno de carácter “institucional”. Esto quiere decir que expertos independientes y no repesentantes del PD ocupen los cargos de ministro.

Sin embargo, el partido PDL de Berlusconi no apoya este modelo. Este partido conservador desea un gobierno político para demostrar a los electores su capacidad de imponerse. El partido del centro de Mario Monti está interesado en continuar el actual programa de gobierno y el pequeño socio de izquierda del PD, Nichi Vendolas SEL, se rehúsa a participar en una gran coalición.

Autor: Friedel Taube/ VC

Editor: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda