Enorme operativo por toma de rehenes en Sidney | El Mundo | DW | 15.12.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Enorme operativo por toma de rehenes en Sidney

Un café de Martin Place, en pleno centro de la ciudad australiana, fue rodeado por la policía. En una ventana del recinto colgaba una bandera islámica.

La policía de Australia cerró parte del centro de Sidney este lunes (15.12.2014), luego de que un número indeterminado de personas fueran tomadas como rehenes en un local de la cadena de cafés y chocolates Lindt, en Martin Place, una conocida calle comercial ubicada en pleno centro financiero de la ciudad. Desde una de las ventanas del local fue colgada una bandera negra con un texto en árabe que dice “No hay otro Dios que Alá y Mahoma es su profeta”.

La televisión australiana mostró imágenes de algunos rehenes que estaban apoyados contra las ventanas del recinto con las manos en alto, mientras sostenían la bandera. La prensa cifró en 20 el total de personas cautivas, al tiempo que informaba de la interrupción del servicio de trenes y de la suspensión de las visitas a algunos edificios públicos, así como la evacuación de todas las oficinas que rodean al lugar de los hechos.

Al menos un sujeto armado entró al local a eso de las 9.45 de la mañana (hora local), aunque otras fuentes aseguran que son dos los hombres que tomaron el local. Australia forma parte de la coalición internacional que ataca al Estado Islámico, por lo que ha recibido amenazas de ataques terroristas. Las autoridades dijeron en septiembre que, gracias a una de las mayores razias antiterroristas de su historia, habían desarticulado varios intentos de atentados.

El primer ministro australiano, Tony Abbott, calificó el incidente como "muy preocupante" y convocó al gabinete de seguridad.

Desalojan Opera House

Pocos minutos después que se conociera la toma de rehenes, el famoso Opera House de Sidney fue evacuado debido al hallazgo de un paquete sospechoso. Alrededor de 200 turistas fueron conminados a abandonar el recinto, en lo que fue calificado por funcionarios como “un ejercicio de rutina”. Sin embargo, helicópteros de la policía sobrevolaban el emblemático edificio y agentes de la policía antidisturbios llegaron al lugar.

La bandera que los secuestradores obligaron a los rehenes a mantener no es la insignia del Estado Islámico, sino la Shahada, que también está asociada a movimientos islamistas y yihadistas, dijeron expertos citados por las agencias de noticias. Patrick Byrne, un productor del Canal 7, ubicado exactamente al frente del café, dijo que desde su ventana “vimos a la gente asustada con sus manos en alto en las ventanas del café. Esto es increíble”.

DZC (EFE, Reuters, AP, AFP, The Sydney Morning Herald, The Australian)