1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Encuentro entre amigos: Merkel visita al Papa

Angela Merkel viajó una vez más al Vaticano para encontrarse con el Papa. Una reunión con significado político, dice Christoph Strack.

Es la cuarta vez que la canciller tiene una audiencia privada con el Papa y la sexta ocasión que se reúne con Francisco en Roma. A excepción de lo que ocurre con el Gobierno italiano, esta regularidad de encuentros no tiene parangón. Por norma general, los únicos presidentes o jefes de Estado que han conseguido que se abra la posibilidad de un segundo cara a cara en una reunión privada lo hacen después de algunos años del primer encuentro.

Lea también:

Inmigración: el papa dice que "Europa debe reformarse"

Merkel se reúne con el papa Francisco

Tres semanas antes de la cumbre del G-20, en Hamburgo, Merkel también viajó para ver a Francisco en su rol de presidenta del grupo. El Papa, que viene de la Orden Jesuita, y la hija de un pastor de la antigua Alemania Democrática (RDA), han desarrollado una buena relación. Muchos critican la política de refugiados de Merkel, pero la canciller mantiene los fundamentos cristianos de amor al prójimo en alto y provoca a más de alguno en Alemania y Europa. Es la intercesora más prominente en la lucha por la supervivencia de la Convención sobre el Cambio Climático de la ONU. Está especialmente involucrada en lo relacionado a África, también lo está en los intereses de Europa. Ambos aspectos le han agradado a Francisco, que quizás es radical, aunque está lejos de ubicarse a la izquierda.

Merkel y Francisco en la misma línea

La cuestión del cambio climático tiene un gran significado para el Pontífice. La encíclica "Laudato Si”  está dedicada al tema del medio ambiente. Y cuando en diciembre de 2015 la Cumbre Climática en País todavía no mostraba grandes avances, se llegó a especular que Francisco en persona intervendría en la capital francesa. Merkel no sólo intentó aconsejar en ese tema, sino que trató de salvar lo que se podía.

Resulta llamativo que después de la audiencia con Francisco, se reúna con los embajadores del G20 acreditados ante la Santa Sede. También lo que ocurrió con la política sobre los refugiados puede ser una señal de la visita de Merkel a Roma. Polonia, Hungría, y otros países de Europa central y oriental, así como Estados Unidos mantuvieron el rumbo de las críticas. Y en Polonia y Estados Unidos hay importantes cardenales que en el tema de los inmigrantes y los refugiados han demostrado su distancia de la política adoptada por sus líderes. Y luego está la política interna: a menos de 100 días de la elección general en Alemania, Merkel da a conocer fotografías con el Papa que en ningún caso la van a perjudicar. Gracias al esfuerzo del SPD y del Ministerio de Exteriores, los líderes socialdemócratas se reunirán en las próximas semanas con el Papa. Merkel se salió con la suya. 

DW recomienda