En Hannover se reconstruye corazones con tejidos intestinales | Ciencia y Ecología | DW | 16.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

En Hannover se reconstruye corazones con tejidos intestinales

Un tumor localizado entre el corazón y el pulmón estaba a punto de condenar a muerte a una mujer holandesa. En Hanóver le extrajeron la parte cancerosa y le reconstruyeron el corazón con un trozo de su intestino delgado.

Axel Haverich, cirujano cardiovascular

Axel Haverich, cirujano cardiovascular

Cáncer: el fatídico diagnóstico fue un golpe para una mujer holandesa de 40 años a quien le habían detectado un tumor maligno de dimensiones peligrosas localizado en una parte sumamente complicada. La paciente fue enviada a Hannover, a consultar a Axel Haverich, director de la Clínica para transplantes y cirugía cardiovascular y toráxica.

“El tumor había atacado ya la entrada ventricular derecha y también la raíz del pulmón derecho. El diagnóstico en Holanda había sido “inoperable”. Por eso, como última tabla de salvación, se dirigió a Hannover", cuenta Haverich. Extraer el tumor del corazón hubiese significado una muerte segura; tampoco un transplante de órganos cabía pues esto se excluye en casos de cáncer.

La operación

Haverich optó por un procedimiento todavía bastante nuevo: extraer quirúrgicamente la cámara cancerosa y reformarla con un trozo de intestino delgado de la misma paciente. Durante todo el procedimiento, la paciente estuvo conectada a una máquina corazón-pulmón.

“El trozo de intestino delgado que extrajimos con todos sus vasos sanguíneos medía 15 centímetros. Su tejido es muy útil pues dispone de vasos que pueden ser conectados a la corriente sanguínea de la paciente; es decir, es un implante irrigado”, explica el especialista. Después de limpiarlo, el trozo de intestino delgado fue cosido al corazón, exactamente ahí de donde había sido extraído el segmento enfermo. Lo que sucedió a continuación en el cuerpo de la mujer operada fue seguido por ultrasonido: el tejido inmóvil en un primer momento, se fue convirtiendo en una pared cardíaca y comenzó a latir.

Sincronización de latidos

Simulations-OP-Saal

En Hannover se desarrolló un implante basado en tejido intestinal del propio paciente.

Más o menos después de 3 semanas pudimos observar una contracción del tejido implantado. Seis semanas más tarde detectamos una función casi normal que según el electrocardiograma latía sincronizadamente con el corazón”, cuenta el especialista.

Basado en la experiencia de años experimentando con ratas, cerdos y ovejas, el científico presumía que esto podía funcionar. Pero, ¿de dónde provienen esas células musculares? Para responder a esto, habían enviado muestras del mismo experimento realizado con animales al Instituto Max Planck de Investigación Cardíaca y Pulmonar en Bad Nauheim.

“Encontramos dos tipos de fibra muscular cardíaca. La una más bien de tipo embrional de células madre que se habían formado en el tejido intestinal; la otra se había formado en torno a los vasos sanguíneos. Suponemos, por el momento, que una parte de las células musculares se formaron a partir de las células madre en la sangre”, explica Haverich. Con todo, aún no se sabe exactamente de dónde y cómo reciben estas células madre la orden para realizar la curiosa metamorfosis.

Pensado para niños

Este tipo de transplante no fue desarrollado para pacientes de cáncer sino para niños con fallas cardiovasculares. En Europa nacen anualmente unos 1000 niños con este tipo de fallas; muchos de ellos mueren prematuramente por falta de órganos para transplantar. El método desarrollado en Hannover podría ser su salvación.

Según Haverich, pronto se podrían realizar las primeras operaciones de este tipo con un primer grupo de niños, para los que ningún otro método sea conveniente. Éste era el caso de la mujer de Holanda. Sin la intervención en Hannover habría muerto. Hace ya algunos días ha regresado a su casa, con sus cuatro niños y su corazón reconstruido con tejido de intestino delgado.

Autora: Sascha Brinkmann/Mirra Banchón
Editora: Emilia Rojas

DW recomienda