1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

ACTUALIDAD

En 2016 fueron asesinados 74 periodistas

La lista de países más peligrosos de Reporteros sin Fronteras la encabeza Siria, seguida por Afganistán y México, que suma nueve víctimas.

Mexiko Journalistenmorde Symbolbild (picture-alliance/Demotix/K. Reyes)

Homenaje en agosto del año pasado al fotoperiodista mexicano asesinado Rubén Epinosa Becerril.

Este año fueron asesinados en el mundo 74 periodistas, entre ellos nueve blogueros y ocho trabajadores de medios de comunicación) por hacer su trabajo, según el informe de 2016 de Reporteros sin Fronteras (RSF). Los países más peligrosos para el trabajo de los periodistas fueron Siria (con 19 de ellos asesinados), Afganistán (10), México (con nueve asesinados), Irak (7) y Yemen (5), de acuerdo al documento de la organización. De los muertos, 53 fueron atacados directamente debido a su trabajo. Los otros 21 murieron en acción, al realizar su tarea en zonas de guerra. Cinco de las víctimas fueron mujeres.

"La violencia contra los periodistas es cada vez más deliberada", afirma el secretario general de RSF, Christophe Deloire. "Claramente son señalados y asesinados porque son periodistas". "Esta alarmante situación refleja el claro fracaso de las iniciativas internacionales para protegerlos y supone una condena a muerte para los reporteros independientes en aquellas áreas donde se usan todos los medios posibles para imponer la censura y la propaganda, especialmente por grupos fundamentalistas en Medio Oriente", concluye. La organización pide al secretario general entrante de las Naciones Unidas, Antonio Guterres el nombramiento de un representante especial para la protección de los periodistas.

Menos muertos que el año pasado

En los últimos años habían sido asesinados todavía más trabajadores de prensa. En 2015, fueron 101. La disminución de los casos se debe principalmente a que muchos periodistas que trabajaban en países peligrosos tuvieron que huir. Por lo tanto, hubo también menos información producida de forma independiente acerca de esos países, que se convierten en "agujeros negros de información y noticias donde reina la impunidad".

De acuerdo al informe de RSF de 2016 que abarca hasta el 10 de diciembre, entre las víctimas hubo 57 periodistas profesionales, nueve personas que ejercían periodismo ciudadano y ocho empleados de medios, como camarógrafos. Los dos últimos grupos fueron incluidos por primera vez este año en las estadísticas. En el pasado, la organización consideraba sobre todo el número de periodistas profesionales asesinados debido a su trabajo, que suman 695 personas desde 2007.

RSF contó también historias individuales en su reporte anual, como la de Anabel Flores Salazar, de 32 años, que informaba sobre el crimen organizado en México para el diario "El Sol de Orizaba". Flores Salazar desapareció en febrero y su cuerpo fue encontrado al día siguiente, semidesnudo. En Afganistán murieron varios trabajadores del canal de televisión Tolo TV en enero, en un atentado suicida contra un minibús de la emisora.

Afganistán no es seguro

Por otro lado, cuatro periodistas fueron asesinados fuera de su país de origen, como el fotógrafo holandés Jeroen Oerlemans, que fue ejecutado por un francotirador del Estado Islámico en Libia en octubre, según recordó RSF. El director ejecutivo de RSF-Alemania, Christian Mihr, mencionó –en una entrevista con dpa– a Afganistán, Somalia y Yemen como ejemplos de países en los cuales la libertad de prensa se ve especialmente amenazada.

"Afganistán es un clásico ejemplo, incluso cuando esto no se quiera reconocer en Alemania, porque siempre se intenta presentarlo como seguro", dijo Mihr. "Este año, el número de periodistas en Afganistán que nos piden ayuda aumentó claramente respecto al año pasado, porque en muchas regiones el Estado ya no funciona y gobiernan señores de la guerra locales", añadió.

También es motivo de preocupación para la organización el hecho de que muchos profesionales de los medios fueran detenidos este año. En todo el mundo hay por lo menos 348 trabajadores de prensa en prisión, según figura en una primera parte del informe anual de RSF que fue publicada hace unos días. "La ola represiva desde el intento de golpe de Estado en Turquía hizo aumentar claramente el número de periodistas detenidos este año a nivel global", aclaró RSF en el documento.

LGC (dpa / AFP/ RSF)

DW recomienda