1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Emperador Akihito expresa “remordimiento” por la II Guerra

El monarca hizo un llamado a la paz mundial y deseó que “nunca vuelva a repetirse la tragedia causada por el conflicto”.

Bastante más directo que el primer ministro de Japón se mostró este sábado (15.08.2015) el emperador Akihito, durante la ceremonia para conmemorar un aniversario más, el 70, del término de la Segunda Guerra Mundial. El acto, realizado en el estadio Nippon Budokan de Tokio, mostró al monarca profundamente compungido por el sufrimiento causado durante el conflicto, una cara muy distinta a la frialdad mostrada el viernes por el premier Shinzo Abe.

Akihito, que como es costumbre dio su discurso mirando al altar dedicado a los espíritus de quienes murieron en la conflagración, dijo sentir una “profunda tristeza” por las “innumerables víctimas que perdieron la vida”, así como un “profundo arrepentimiento” por la guerra en que se embarcó el país en su afán por colonizar Asia, aventura que llevó a sus tropas a atacar Estados Unidos.

“Al reflexionar sobre nuestro pasado y teniendo en cuenta los sentimientos de profundo remordimiento en relación a la guerra, deseo que nunca vuelva a repetirse la tragedia causada por el conflicto, y con esto doy mi pésame junto con todo el pueblo japonés por todas aquellas víctimas de la contienda”, dijo el emperador, que expresó sus deseos de que haya “paz en el mundo” y “prosperidad” en Japón.

Declaraciones inesperadas

Akihito, de 81 años, fue el principal orador del acto, que recuerda el día en que su padre, Hirohito, anunció la derrota de Japón. Por mandato constitucional, el emperador tiene prohibido inmiscuirse en política, por lo que sus declaraciones suelen ser cuidadosamente preparadas. Los medios japoneses advirtieron que el monarca nunca antes se había expresado como este sábado a la hora de recordar a los millones de muertos japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

Aun así, Akihito ha pedido en reiteradas ocasiones a los japoneses que no olviden el sufrimiento que dejó el conflicto, promoviendo también la reconciliación con los países asiáticos. El legado de la guerra sigue complicando las relaciones con China y Corea del Sur, que sufrieron la, a veces, brutal ocupación japonesa y su dominio colonial antes de la derrota de Tokio en 1945.

DZC (Reuters, dpa, EFE)

DW recomienda