1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

''El virus de Bush''

Los editorialistas analizan las últimas y decisivas semanas en la lucha electoral en Estados Unidos.

default

La sombra de George W. Bush parece hacer mella en el candidato republicano.

Un balance catastrófico

LIBÉRATION, París: "Una rara epidemia diezma las filas republicanas a dos semanas se la celebración de las elecciones en Estados Unidos. Quien se infecte súbitamente con el "virus de Bush" muere garantidamente el 4 de noviembre. Los diputados conservadores evitan siempre que puede mencionar el nombre de su presidente, para no infectarse. John McCain lo sabe. En el último duelo televisivo con Barack Obama dijo al final: "Yo no soy el presidente Bush". Como si de pronto la roña hubiera hecho presa de la Casa Blanca. Ello tiene su razón: el catastrófico balance del presidente en el cargo da una singular impronta a esta lucha electoral. Y alimenta el deseo de los norteamericanos de que se produzca un cambio. De los dos periodos de Bush, el país conserva en la memoria sólo dos cosas: el fiasco de la guerra de Irak y la catástrofe económica. Ello da alas a Barack Obama."

Votad hoy

LA STAMPA, Turín: "Barack Obama y Hillary Clinton se trasladaron a Florida para tratar de hacerse con un estado que tradicionalmente ha sido una fortaleza de los Bush. Un acto con la presencia de miles de seguidores de Obama coincidió con la apertura de los locales electorales que posibilitan la emisión de un voto adelantado. "Votad hoy, mañana, pasado mañana…" dice Obama. Junto a él, la ex primera dama proporciona una tras otra las razones "porque Obama y Biden tienen razón y McCain y Palin, no". Obama apuesta por la votación adelantada porque teme que su ventaja sobre el republica John McCain pude reducirse en las últimas semanas de la campaña electoral."

Acusadas limitaciones

EL PAÍS, Madrid: "Los sondeos preelectorales, mezcla de aritmética y cocina, conducen a veces a abultados errores predictivos. En todos los países, también en Estados Unidos. Pero aun considerando el puñado de imponderables a que está sometidos, parece difícil ignorar la consistencia de la ventaja que otorgan a Barack Obama en la carrera hacia la Casa Blanca. (…) Todo parece que McCain comienza a pagar caro los que probablemente son sus dos errores capitales. Uno, su confusión y sus contradicciones en la diagnosis y el tratamiento de la profunda crisis económica estadounidense. El otro, la elección de Sarah Palin como compañera de candidatura. La figura de la gobernadora de Alaska mengua a medida que su acentuada proyección pública muestra lo acusado de sus limitaciones."

DW recomienda