1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El Vaticano pide a los obispos lefebvristas que se retracten

Sobre la mano tendida de un Papa alemán a un obispo que niega el Holocausto se indigna Alemania. El Vaticano pide ahora a los lefebvristas que se retracten.

default

El Papa Benedicto XVI.

“Esto hay que arreglarlo”, le queda claro al cardenal Georg Sterzinsky, arzobispo de Berlín. Anular la excomunión de Richard Williamson fue un error, opina el religioso. Y, cuando se cometen fallos, lo correcto es hacer un repaso de lo sucedido, rectificar convenientemente y, en caso de que sea necesario, pedir disculpas “al nivel que tenga que ser”, dice Sterzinsky.

Großbritannien Bischof Richard Williamson

Richard Williamson negó en una entrevista que hayan existido cámaras de gas.

El arzobispo no está solo con su exigencia. Y es que Benedicto XVI ha metido el dedo en la mayor llaga de Alemania. Muchas cosas se le podrían haber pasado por alto al Papa. Pero precisamente el Holocausto es el tema que los alemanes se ven obligados a tratar con tacto doble. Y el Papa es santo, pero también alemán.

Mientras que en su país de origen la discusión en torno a los lefebvristas y las declaraciones de la canciller alemana, Angela Merkel, que pidió al Papa un posicionamiento explícito con respecto a Williamson y a los otros obispos, hacían correr ríos de tinta y minutos de emisiones, Benedicto XVI guardaba silencio en su audiencia de los miércoles. Sin embargo, el Vaticano sí habló, vía comunicado de prensa, y pide al obispo británico que, si quiere ser rehabilitado completamente, se distancie de sus dudas sobre el asesinato de seis millones de judíos.

“La señal es positiva”, respondió el secretario general del Comité Central de los Judíos Alemanes, Stephan Kramer, “pero no suficiente”.

Sin redención no hay cargos

Bundeskanzlerin Angela Merkel gestikuliert

La canciller alemana, Angela Merkel.

“Las manifestaciones de monsignore Williamson son absolutamente inaceptables y el Papa las rechaza”, puede leerse en el comunicado del Vaticano. Los obispos de la Hermandad Pío X a los que Benedicto XVI volvió a acoger en el seno de la Iglesia cuentan desde entonces como católicos, pero siguen sin haber recuperado sus cargos eclesiásticos. Si quieren volver a ocupar funciones oficiales en la jerarquía, tendrán que retractarse de sus palabras antisemitas y aceptar las lecciones del Concilio Vaticano II, se lee en el documento.

Con ello, Roma espera que las aguas vuelvan a su cauce. Desde que el “lefebvrismo” pasara de desconocida tendencia marginal a las primeras páginas de los periódicos, a las altas esferas de la Iglesia católica les llueven las críticas. En Alemania, por la doble parte en que le toca en este asunto, se respira indignación.

Bien hecho, Frau Merkel

Joseph Kardinal Ratzinger

Benedicto XVI cuando aún era Joseph Ratzinger, Múnich, 1977.

“La señora Merkel se ha convertido en la portavoz de gran parte del país”, escribe el diario italiano Corriere della Sera sobre el golpe de mesa dado por la canciller, y lo mismo opina La Stampa. “Que una jefa de Gobierno alemana le lea la cartilla al Papa es algo histórico. Pero está justificado, ya que no se trata de un asunto que sólo afecte a la Iglesia. La solidaridad con las víctimas del Holocausto es en Alemania una cuestión de Estado”, opina el rotativo alemán Hannoversche Allgemeine Zeitung.

Negar el Holocausto es, además, un delito en Alemania. Y en un punto están de acuerdo todos los que han aplaudido el acto de Merkel: como puntualizó Ingrid Fischbach, la delegada para asuntos eclesiásticos de las uniones democratacristiana y cristianosocial en el Parlamento alemán, “aquí también está en juego la imagen de nuestro país”.

Satisfechos con la canciller están también los judíos: “Todo nuestro respeto y reconocimiento para Merkel por hablar claramente en este tema tan delicado”, dijo Stephan Kramer al rotativo Westdeutsche Allgemeinen Zeitung.

En defensa de Benedicto XVI

Desde las declaraciones de Merkel han ganado en intensidad los comentarios críticos tanto entre políticos como también en el seno de la Iglesia católica alemana. Lo que no significa que todo hayan sido flores para Merkel y el Papa no haya tenido quien rompiera una lanza a su favor.

“Benedicto XVI no ha cometido ningún error, por lo que no hace falta que se disculpe por nada”, opinió el obispo de Ratisbona, Gerhard Ludwig Müller. Son los lefebvristas quienes no deben “volver a manifestarse sobre asuntos eclesiásticos y de política eclesiástica”, dijo el religioso a la cadena de televisión pública alemana ARD. Las declaraciones de Williamson acerca de la inexistencia de las cámaras de gas son “idioteces”, añadió Müller, y declaró al lefebvrista “persona non grata” en Ratisbona.

DW recomienda

La prensa opina

Comunidad