1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

"El tiempo de invertir en Irak ha llegado"

El primer ministro iraquí Nuri Al Maliki se encuentra en Alemania. En entrevista exclusiva, Deutsche Welle conversó con él acerca de la situación y las perspectivas del país.

default

El primer ministro iraquí Nuri al Maliki

La seguridad en Irak ha mejorado en los últimos tiempos. ¿Qué factores han aportado a ello? ¿Diría usted que el país se encuentra en buen camino hacia una normalización?

Con seguridad podemos decir que Irak se encuentra en camino a la normalidad. El haber frenado las acciones de Al Qaida y de las milicias ilegales, así como que los iraquíes se hayan percatado de lo bien que se puede vivir -a pesar de las diferencias confesionales y étnicas- bajo el lema de la unidad han aportado a ello. También el Gobierno se ha mostrado decidido a combatir a todos aquellos que –independientemente de su credo- estén fuera de la ley. Las medidas de seguridad representan para todos un peso adicional. Sin embargo, ahora nuestros nuevos órganos de seguridad en la Policía y en Ejército son más profesionales y son conscientes de sus tareas y mejor preparados.

¿En qué medida han aportado las fuerzas extranjeras a la seguridad del país?

Creo que los acontecimientos de los últimos tiempos contienen un mensaje claro. Los éxitos de Basra, Amara, en Sadr Citiy, Diyala y Mossul se pueden atribuir con orgullo a las fuerzas nacionales. Su planificación y su ejecución estuvieron en manos del gobierno iraquí. Las fuerzas nacionales conocen mejor la sociedad y la geografía, reconocen mejor a los ilegales, además de que están bien preparadas. Esto nos ha confirmado que el Ejército y la Policía están capacitados para encargarse de la seguridad.

Se discute ahora el Acuerdo de Seguridad que van a firmar Irak y Estados Unidos. ¿Contendrá un plan de retirada de las tropas estadounidenses de Irak?

El diálogo entre Estados Unidos e Irak está en curso. Los esbozos preliminares contenían asuntos que ellos o nosotros no hemos aceptado. Sin embargo, la situación política está cambiando. Las estructuras políticas se afianzan, la seguridad mejora… Las fuerzas extranjeras no pueden quedarse indefinidamente en el país.

¿Cree usted que Irak ofrece ya las condiciones para que empresas extranjeras, también alemanas, se establezcan en el país y trabajen en la reconstrucción?

Cuando estuve en Japón y Corea exhorté a las empresas a que invirtieran en el sector de las red eléctiíca y energética. Pero nadie vino, porque sus gobiernos se lo han impedido debido a la falta de seguridad. Sin embargo, observadores internacionales pueden atestiguar que los ministros de economía e industria de Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña han visitado el país, y que consorcios como GE y Siemens se encuentran ya trabajando en el país. Uno de nuestros principales intereses es el abastecimiento de electricidad y el petróleo. Reconstruyendo estos campos, la agricultura y la industria podrían mejorar y con ello el estándar de vida de la población. Usted sabe cuán temeroso es el capital. Las empresas sólo se afincan en un país, cuando la situación es favorable. El capital necesita protección. Por ello hemos establecido Oficinas Estatales para la Inversión en todo el país. El tiempo de invertir en Irak ha llegado, lo prueba las muchas empresas de diversos ramos que han empezado a trabajar ahí.

Bundeskanzlerin Angela Merkel empfängt den Premierminister des Irak, Nouri Al-Maliki

La canciller alemana, Angela Merkel, recibe el 22.07.08 al primer ministro iraquí, Nuri Al-Maliki

Sin embargo, cientos de miles de iraquíes se encuentran todavía fuera del país. ¿Cree que deberían volver primero para que las empresas se sientan más seguras?

Habría que preguntarse primero por qué la prensa sigue difundiendo esas inexactitudes y por qué no habla de los miles de iraquíes que vuelven a diario al país. También los Estados que afirman haber recibido a un millón o dos millones de iraquíes han acogido apenas a 50.000 o 100.000.

En este momento hay muchos iraquíes que vuelven, y hacemos todo lo posible por apoyarlos, por garantizar su seguridad y su transporte. Los iraquíes aman su tierra y por eso vuelven, sea del extranjero o de otras partes del país. Nos hemos planteado un período de 60 días para solucionar este problema. Pero si los iraquíes –así como sirios, libaneses o jordanos- prefieren emigrar, no se lo prohibimos.

¿Cuál es su comentario a los informes de emigración masiva de minorías iraquíes, sobre todo de los cristianos?

En este tema también se exagera mucho y se utiliza políticamente. Se habla de emigración por motivos políticos. No ha habido un ataque dirigido a una determinada etnia o confesión; se ha tratado más bien de olas de terrorismo y de criminalidad contra cristianos, musulmanes, sunitas, chiítas, árabes y curdos. Los cristianos han sufrido tanto como los otros. En todo caso, al Estado iraquí le importa mucho paliar este sufrimiento y que la población que permanezca aquí reciba la protección necesaria.

¿Cómo se puede describir que tiene Irán en Irak? ¿Aporta a la estabilidad o Teherán lo ve como una plataforma de controversia con Estados Unidos?

Nadie puede negar que existe un conflicto entre Irán y Estados Unidos. Se debate, se amenaza, hay esfuerzos políticos y diplomáticos. Si Irak está débil y ofrece un campo de juego para los Estados, Irán y cualquier otro se verá tentado a inmiscuirse en el país. En la medida en que recobre su soberanía y su unidad nacional, que haya fornecido sus órganos de seguridad y que la población apoye a su Gobierno, Irak podrá oponerse a ser utilizado como campo de juego. No le permitiremos a ningún gobierno el ajustar sus cuentas en territorio iraquí. Nuestras instituciones han avanzado tanto que ya podemos pensar en arreglar nuestras relaciones con nuestros vecinos, en la base de la no injerencia en asuntos internos y de los intereses comunes. Tanto Irán como otros países han entendido que tenemos que dialogar.

DW recomienda