“El racismo nunca es inherente a algo″ | El Mundo | DW | 26.11.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

“El racismo nunca es inherente a algo"

Joyce Mushaben, profesora de política en la Universidad de St. Louis, Missouri, conversó con la emisora DLF sobre la situación en Ferguson tras el fallo sobre el caso policía que dio muerte a un joven negro desarmado.

DLF: Profesora Mushaben, ¿es el fallo del Gran Jurado una muestra de la existencia de dos niveles en el sistema judicial de Estados Unidos?

Joyce Mushaben: Sin duda hay un sistema de dos niveles en la Justicia estadounidense, pero no tiene nada que ver con los casos de racismo, sino que es un sistema de clases en el sentido de que hay personas que se pueden permitir mejores abogados y viven en mejores barrios que otras.

Esa gente, que tiene acceso a mejores oportunidades de educación, dispone además de opciones laborales más interesantes. Esta distribución desigual de los recursos financieros, que afecta sobre todo al sistema escolar, es la principal causa del problema. La mayoría de blancos que han dejado Ferguson, sobre todo en el período 2000-2010, se van de la ciudad porque el sistema escolar de la zona norte ha perdido su acreditación. Que un distrito entero pierda su licencia para impartir enseñanza secundaria sería algo impensable en un país como Alemania.

Entonces, si lo he entendido bien, el problema de Michael Brown no era su color de piel, si no que simplemente vivía en un barrio pobre.

Sí. El color de piel solo juega un papel en la medida en que gran parte de los más desfavorecidos representan también una minoría. Tener peores trabajos supone tener que vivir de alquiler. Si vives de alquiler, pagas menos impuestos territoriales, que son los que financian el sistema educativo. Y así sucesivamente. Sigo pensando que tenemos que encontrar la forma de ofrecer a todo el mundo las mismas oportunidades educativas y laborales. Teniendo en cuenta los estereotipos raciales que presentan la televisión, los medios de comunicación y el cine, el color de piel juega constantemente un papel en la sociedad estadounidense. No nos podemos olvidar tampoco del hecho de que es posible comprar una pistola u otro tipo de arma prácticamente sin licencia y sin formación. Sabiendo esto, creo que una reacción precipitada por parte de la policía también es comprensible. Si eres policía y ves a un sospechoso mover las manos, es posible que creas que pretende tomar su arma. Aunque esto no explica por qué en este caso Wilson –el policía- no tenía nada más que su pistola, y no un taser, u otro arma.

Proteste gegen den Ferguson Urteil in Emeryville 26.11.2014

Las protestas por el fallo del Gran Jurado sobre el caso de Ferguson se han extendido por todo el país. En la imagen, manifestantes en Emeryville, California.

Como en este caso, es habitual escuchar situaciones de este tipo en Estados Unidos, en que jóvenes negros son detenidos y en ocasiones abatidos por la policía o por otras fuerzas de seguridad. ¿Tiene la policía estadounidense un problema con el racismo? ¿Es el racismo inherente a la policía norteamericana?

Yo nunca diría que el racismo es inherente a algo. O bien es inculcado, o bien las personas no han tenido la oportunidad de conocer a gente procedente de otros barrios. El principal problema de Ferguson y de otras zonas de St. Louis es que cuesta reclutar policías. Uno de los requisitos a la hora de ser policía es que los agentes vivan en las zonas donde trabajan. Puesto que, en especial en el centro de la ciudad, el sistema educativo es tan deficiente, la mayoría prefiere no vivir allí. El racismo tiene que ver con las pocas posibilidades que tienen los habitantes de los barrios construidos en la década de los 40 y los 50 de establecer contacto con los de las otras zonas de la ciudad. Si tuviésemos una política comunitaria, que estableciese la necesidad de que los policías patrullasen las calles y que de vez en cuando estableciesen contacto con los vecinos, habría sido posible establecer cierta confianza. Si por el contrario sólo se sientan en el coche, y hay posibilidades de que todos los que pasan a su lado vayan armados, es imposible esperar algo positivo de la situación.