1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“El régimen de Maduro se está atrincherando”

DW habló con el investigador Víctor Mijares, autor de "La resiliencia del autoritarismo venezolano", sobre la sentencia del Tribunal Supremo que anula las competencias del poder legislativo, la Asamblea Nacional.

Deutsche Welle: La reciente sentencia del Tribunal Supremo de Justicia venezolano  ¿es un signo de resiliencia del autoritarismo?

Víctor Mijares: Yo defino la resiliencia autoritaria como la capacidad de ser flexible ante las situaciones. En ocasiones, esa flexibilidad implica una posición de endurecimiento y otras veces significa ceder. En este caso, siento que la movida de Maduro es de endurecimiento, ante el temor y ante las presiones tanto internacionales como internas. El chavismo reacciona tratando de limitar las posibilidades de acción de la Asamblea Nacional y, hasta cierto punto, poniéndose de espaldas a las presiones que vienen de afuera. La resiliencia autoritaria en este momento implica atrincheramiento.

Más información: 

Opinión: Golpe de Estado en Venezuela 

Venezuela en la prensa europea: ¡Adiós a la democracia!

Venezuela: Almagro vuelve a invocar Carta Democrática

¿Es Venezuela un lugar propicio al autoritarismo?

Sí, porque es un petroestado. Y como petroestado tiene una base financiera monopolizada por el poder ejecutivo. Chávez tenía una base económica muy amplia por los ingresos del petróleo y eso le permitió maniobrar con menor resistencia interna y externa, pero Maduro tiene que lidiar con una base financiera petrolera muy escasa o declinante. En estos momentos se atrinchera, al tiempo que trata de mantener lazos importantes con aliados y mercados vitales para Caracas, como Rusia y China.

Se atrinchera justo cuando pide ayuda al exterior, concretamente a la ONU. ¿Es eso contradictorio?

En realidad está pidiendo ayuda a aliados que están en Naciones Unidas. Ha perdido aliados en América Latina, pero hay algunos Estados compradores de petróleo o que exportan armas al Gobierno venezolano que tienen una posición muy importante en la ONU. Recordemos que dos de las potencias más cercanas al Gobierno venezolano son China y Rusia, miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y abanderados de la "protección a las soberanías nacionales”, en contra de cualquier intervención extranjera. Ese es el apoyo que busca Maduro.

Porträt - Victor M. Mijares (privat)

Víctor Mijares es profesor de la Universidad Pontificia Javeriana de Bogotá e investigador del GIGA, Instituto de Estudios Latinoamericanos, con sede en Hamburgo.

¿Puede tener algún peso la declaración de Zeid Ra'ad al Hussein, Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU, expresando su "grave preocupación” por la decisión del TSJ y pidiendo su reconsideración?

Ese escrito sirve a la estrategia de victimización del Gobierno de Venezuela. El Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU tiene una capacidad de generar presión moral, pero no presiones políticas lo suficientemente contundentes como para hacer cambiar de opinión al Gobierno venezolano. Lo que realmente puede afectar la base de gobernabilidad del Gobierno en Venezuela parte de alguna decisión del Consejo de Seguridad de la ONU e, insisto, ahí están Rusia y China, que no permitirían ninguna forma de intervención en Venezuela.

Luis Almagro ha pedido una sesión urgente de la OEA. ¿Una hipotética expulsión de Venezuela del organismo podría servir también a esa estrategia de victimización?

Además de generar victimización, Venezuela quedaría aislada, sin que exista posibilidad de formas alternativas de intervención diplomática y de sanciones económicas. Pero recordemos que Venezuela no depende de América Latina, Venezuela depende del mercado chino de consumo petrolero y del mercado petrolero norteamericano. En el mercado petrolero norteamericano, los compradores son empresas privadas y el Gobierno de Trump no parece estar en situación proclive a llevar a cabo sanciones contra Venezuela, que es un aliado de Rusia, con quien Trump tiene buenas relaciones. La constelación de factores internacionales favorece esa resiliencia del autoritarismo en Venezuela.

¿Cree que Almagro es consciente de ello?

No me queda muy clara cuál es la estrategia de Almagro. Creo que está convencido de que existen fuerzas no solamente en América Latina, sino también en EE.UU., que podrían ejercer eventualmente alguna forma de presión adicional en Venezuela para alentar las movilizaciones populares en el país y que eso fuerce una transición en el país. Yo no lo veo tan claro, pero me parece interpretar que él trata de darle algún tipo de presión internacional a las fuerzas opositoras.

Ver el video 02:20

Preocupación internacional por Venezuela

¿Qué opinión le merece la actuación de Julio Borges, presidente de la AN, rompiendo la sentencia de TSJ y llamando al Ejército a dar una respuesta?

La respuesta que espera Borges y la oposición venezolana se encuentra en los artículos 333 y 350 de la Constitución de 1999, que llaman básicamente al desconocimiento del cualquier Gobierno que viole los principios democráticos y republicanos. Básicamente, lo que se pide es una restauración del orden democrático a través de la movilización popular y militar.

¿Se está pidiendo una acción militar?

Sí, está llamando a la acción a las fuerzas armadas, una acción de restauración del orden democrático, un golpe a favor de la democracia. La oposición venezolana está, por primera vez, de forma abierta, asumiendo que en Venezuela hay un Gobierno autoritario, una dictadura.

¿Es una irresponsabilidad ese llamado o, llegados a este punto, es la única solución de la oposición?

Creo que no tiene otra alternativa, dadas las circunstancias. Siento que la oposición venezolana ha actuado muy tímidamente en los últimos años, tratando de no jugar las cartas más contundentes, ni hacer este tipo de llamados, que pueden tener un impacto irreversible en los países. Pero los militares ya llevan tiempo interviniendo en la política de Venezuela, solo que del lado del chavismo.

En teoría, hay elecciones regionales pautadas para el segundo trimestre de 2017 ¿hay posibilidad de que se celebren?

En teoría, sí, pero no sabemos en qué condiciones puede llegar Venezuela para julio o agosto de 2017. De todos modos, un vocero importante del chavismo, Elías Jaua, ya ha dicho que no se pueden hacer elecciones en momentos de "conmoción nacional y crisis económica”.

Este fin de semana se celebran elecciones en Ecuador ¿puede tener impacto allí el punto de inflexión que ha tenido lugar en Venezuela en los últimos días?

Definitivamente. La campaña política allí ha estado girando en torno al tema venezolano. Guillermo Lasso ha puesto Venezuela como aquello a lo que no debe aspirar a ser Ecuador. Y creo que esta situación le va a favorecer y es posible que veamos un desplazamiento del partido de Rafael Correa. 

Autora: María Santacecilia (CP)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema