1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

El plan sin plan

Alemania aprobó un plan para la protección del cilma. Sin embargo, expertos critican que no es suficiente.

Marokko Weltklimakonferenz COP 22 in Marrakesch - Christian Schmidt (picture-alliance/dpa/M. Gottschalk/Photothek.Net/BMEL)

¿Una sonrisa para la conferencia mundial sobre el clima? El plan que Christian Schmidt y otros ministros alemanes presentan en Marrakech, está criticado por expertos.

Justo atiempo para la Conferencia sobre el Clima en Marrakech el gobierno alemán llegó a un acuerdo. Después de largas negociaciones, elaboró un plan de protección del clima hasta el año 2050. Barbara Hendricks, la ministra alemana del Medio Ambiente, evita así un papelón en la conferencia mundial sobre el clima, donde este lunes empezaron las reuniones a nivel de ministros.

Alemania quiere reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero entre un 80 y un 95 por ciento, hasta el año 2050. El gobierno llegó a acuerdos sobre objetivos intermedios para la reducción de emisiones hasta 2030.

Los enemigos del clima

Central carboeléctrica.

La mayor cantidad de CO2 viene de las centrales carboeléctricas

En comparación con 2014, las emisiones deberían ser reducidas, en total, en un 40 por ciento. La mayoría de las emisiones de CO2 proviene actualmente de la generación de electricidad, sobre todo de las centrales carboeléctricas. En este sector, las emisiones van a ser reducidas a la mitad hasta 2030, lo que va aparejado con el cierre de las centrales carboeléctricas. Sin embargo, todavía no existe un plan concreto para abandonar el carbón. Una comisión especializada se dedicará a ello después de las elecciones en Alemania.

El segundo gran problema ambiental lo representa la industria. El plan de protección al clima prevé que se emita  un 22 por ciento menos de gases de efecto invernaderohasta 2030. Un elemento esencial en esta reducción será el aumento de la eficiencia.

Un acuerdo difícil

Al principio, el Ministerio de Medio Ambiente quería establecer que todos los coches nuevos, a partir de 2030, funcionen con electricidad u otros motores menos dañinos para el clima. Ahora el plan solo dice que hasta 2030, "se aspira una reducción significativa de emisiones de automóviles.” La industria no quiso comprometerse a asumir obligaciones demasiado concretas.

En la agricultura también se producen gases de efecto invernadero. Por el abono y por la digestión de las vacas hay emisiones de óxidos nítricos y de metano. El objetivo es reducir estas emisiones un 17 por ciento. Para ello, el Ministerio de Medio Ambiente había exigido que se reduzca la producción de carne, o que se apliquen impuestos más altos a los productos cárnicos. Pero la oposición del Ministerio de Agricultura prevaleció y, si bien que el objetivo está fijado en el plan para la protección del clima, no se dice nada sobre el cómo se logrará la meta. Solo se llegó al acuerdo de utilizar menos abono, lo que ya es común en la agricultura biológica. "Un 20 por ciento de la superficie agrícola será cultivada de forma ecológica”, dice el plan. Actualmente, es 6 por ciento.

El plan no basta para los objetivos de París

Esta es la primera vez que se han fijado objetivos concretos de reducción de emisiones para cada sector. Sin embargo, no hay medidas concretas para alcanzarlos. Además, las reducciones establecidas no bastan para que Alemania cumpla lo que prometió en el pacto sobre el clima el año pasado. El acuerdo de París prevé que el calentamiento global no supere los 2 grados, y que se estabilice en alrededor de 1,5 grados.

Según un estudio del instituto NewClimate, hecho por encargo de Greenpeace, para que se logre el objetivo de 1,5 grados, la generación de electricidad en Alemania debería ser climáticamente neutra ya en 2030, lo que quiere decir que la transició a las energías renovables ya tendría que haber finalizado.

Fleisch Frischhaltefolie (AP)

El Ministerio de Medio Ambiente quiso poner impuestos más altos a los productes de carne. En Alemania, se consumen 60 kg por cabeza cada año.

"El gobierno alemán acaba de anunciar el abandono del carbón, tan prejudicial para el clima, así que llegará el fin del motor de combustión interna. Pero el plan no basta para cumplir el objetivo de 1,5 grados, que Alemania había prometido en París”, dice Karsten Smid de Greenpeace. "Si Alemania quiere cumplir su promesa sobre el clima, entonces tendrá que reducir la cantidad de gases de efecto invernadero de forma drástica. El gobierno tiene que cambiar de velocidad; está a paso de tortuga y debería ir con un turbopropulsor.”

La ministra Hendricks está aliviada

Otros expertas en medio ambiente tienen una perspectiva semejante con respecto al plan para la protección al cilma. "Con este plan no se puede proteger al clima”, manifiesta Regine Günter, del Word Wide Fund for Nature (WWF). "El próximo gobierno tendrá que aguzar los objetivos, y esa será su tarea principal”, dice, por su parte, Hubert Weigert, de la Unión para el Medio Ambiente y la Protección de la Naturaleza (BUND).

A pesar de la crítica vehemente, el  gobierno y la oposición tienen una actitud positiva con respecto al plan con el cual Alemania llega a la Conferencia sobre el Clima en Marrakech. Barbara Hendricks en particular parece aliviada: "Es una señal importante que Alemania demuestre capacidad de actuar con respecto a la protección del clima."

Gero Rueter

DW recomienda