1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Dossiers

El oscuro pasado de Bertelsmann

Durante medio siglo, el grupo Bertelsmann, hoy en día uno de los gigantes de la comunicación, mantuvo en secreto los negocios ocultos con el Tercer Reich.

default

Bertelsmann fue el principal proveedor del ejército de Hitler.

En 1944 Bertelsmann fue cerrada por el régimen nazi, pero no por sus actividades de resistencia frente a la dictadura como mantenía la historia oficial del grupo, sino muy probablemente debido a la escasez de papel.

Durante cincuenta años se mantuvo en secreto el oscuro pasado del imperio mediático, hasta que una comisión independiente, financiada por el mismo consorcio, concluyó que la editorial se enriqueció haciendo negocios con los nazis, publicó libros antisemitas y se benefició de forma indirecta del trabajo forzado de judíos.

Thomas Middelhoff

Thomas Middelhoff, durante una conferencia de prensa en Nueva York.

En 1988, Thomas Middelhoff, entonces presidente de Bertelsmann, acudió a recibir un premio a Nueva York. En su discurso, Middelhoff se vanaglorió de que los nazis hubieran cerrado la empresa un año antes de terminar la guerra al descubrir que publicaban libros subversivos. Pero un artículo publicado por el diario suizo Neue Zürcher Zeitung, reveló los vínculos de Heinrich Mohn, padre del actual patriarca, con la alta jerarquía nazi, lo que le permitió convertirse en la mayor editorial durante la guerra.

Hitler hält eine Rede mit Hakenkreuz im Hintergrund

Adolfo Hitler se dirige a la multitud.

Bertelsmann y el Tercer Reich

La ola de rumores obligó al grupo a nombrar una comisión independiente a la que abrió sus archivos. La comisión presidida por el historiador israelí Saúl Friedlander, publicó sus resultados en el libro "Bertelsmann y el Tercer Reich".

Heinrich Mohn dirigió la empresa durante los 12 años de dictadura nazi, y consiguió contratos que lo transformaron en una gran empresa. Con casi 20 millones de libros publicados, Bertelsmann se convirtió en el principal proveedor del ejército alemán. Según el informe, muchos de esos libros que aparecían bajo títulos como "Historias Excitantes", se repartían entre los soldados en el frente y contenían propaganda nacionalista, antibolchevique y racista. El estudio de Friedlander y los otros cuatro miembros de la comisión demuestra que Heinrich Mohn contribuyó con dinero y generosidad a la causa nazi. La palabra resistencia no se encontró en ningún lado.

Silencio de Reinhard Mohn

Reinhard Mohn

Reinhard Mohn, los contactos de su padre con el régimen Nazi transformaron a Bertelsmann en una gran empresa.

Tras conocerse los devastadores resultados de la investigación, la empresa pidió perdón públicamente. "Lamentamos haber hecho negocios con libros durante la Segunda Guerra Mundial que son totalmente incompatibles con los valores que defiende Bertelsmann", decía un comunicado firmado por el presidente del grupo, Gunter Thielen. Sin embargo el largo silencio de Reinhard Mohn sobre el pasado de la compañía provocó malestar entre algunos altos ejecutivos. "Si sabía algo, y no creo que no estuviera al corriente de lo que su padre publicaba, ¿porqué no dijo nada cuando fue publicada la historia oficial del grupo en 1985?", dijo un alto ejecutivo de Bertelsmann. "Es algo desconcertante porque los empleados se sentían orgullosos de trabajar en una empresa con altos valores éticos", añade.

DW recomienda