El Mundial de las semifinales perfectas | Los campeones mundiales | DW | 07.07.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

El Mundial de las semifinales perfectas

Brasil, Alemania, Argentina y Holanda. Los equipos que aún están en el Mundial son por tradición, historia y prestigio los estandartes del fútbol internacional. Resulta difícil poder imaginar unas semifinales mejores.

No hay duda que a todos los aficionados les gustaría ver el nombre de su país en el cuadro de los semifinalistas al Mundial, pero cuando se revisan los pergaminos de la historia, y los méritos acumulados a través de las 20 versiones del torneo, no se puede llegar a otra conclusión: están los que son. Los mejores de Europa se miden con los mejores de Sudamérica.

No faltará quien extrañe al actual campeón, España, la selección que dominó la era más reciente del fútbol internacional y de la que se esperaba que en Brasil 2014 ratificara que su nombre merece ser parte de los grandes equipos de tradición. Pero los españoles no lograron cambiar en esta oportunidad la historia que dice que únicamente han disputado dos semifinales, una en 1950 (terminó en cuarto lugar), y la otra en el 2010 (a la postre campeón).

Los mejores entre sí

El caso de los semifinalistas del 2014 es muy distinto. Brasil es pentacampeón del torneo (1958, 1962, 1970, 1994, 2002); en otras cinco ocasiones se ha ubicado entre los cuatro mejores, y ha participado en todos los 20 Mundiales disputados hasta la fecha. En su plantilla, pese a que por lesión tuvo que abandonar la competición, se encuentra uno de los dos mejores jugadores del momento: Neymar, heredero de una tradición de estrellas como Pelé y Zico.

Además uno de sus futbolistas, Ronaldo, ostenta el récord como el máximo goleador de los Mundiales (15 anotaciones), honor que comparte con Miroslav Klose, quien aún puede en este 2014 superar esa marca pues está activo con Alemania, la selección más regular del siglo XXI, tras alcanzar por cuarta vez consecutiva una semifinal (2002, 2006, 2010 y 2014).

Los alemanes han intervenido en 18 Mundiales, alcanzando en 12 de ellos las semifinales, en las que en cinco ocasiones disputaron el tercer puesto, y en siete pelearon por la Copa, que conquistaron tres veces (1954, 1974, 1990). En una oportunidad menos han ganado el título los argentinos (1978, 1986), que en su historia han disputado la final cuatro veces. Su peor actuación en 16 apariciones en los Mundiales fue en el 2002, cuando fueron eliminados, por primera y única vez, en la fase de grupos.

Messi, recibiendo su Balón de Oro el 2013.

Messi, recibiendo su Balón de Oro el 2013.

En Brasil 2014, Argentina juega liderada por el que es considerado el mejor futbolista de los últimos tiempos, Lionel Messi, ganador de cuatro galardones del Balón de Oro de la FIFA (2009, 2010, 2011, 2012), y poseedor del récord como máximo goleador en un año (91 anotaciones en el 2012). Holanda, por su parte, es la selección que más finales del Mundial ha enfrentado sin ganar ninguna (1974 contra Alemania, 1978 contra Argentina, 2010 contra España).

Que las selecciones representadas en la semifinal del Mundial 2014 son las mejores en la historia del evento se puede ver no solo en la cantidad de títulos que suman entre ellas -10, más de la mitad de los 19 hasta ahora entregados-, sino también en el hecho de que los mejores futbolistas del mundo tienen su nacionalidad. Según la clasificación de la IFFHS (Federación Internacional de Historia y Estadísticas del Fútbol), ellos son: Pelé (Brasil), Johan Cruyff (Holanda), Franz Beckenbauer (Alemania), Alfredo Di Stefáno (Argentina / España), y Diego Armando Maradona (Argentina).

Viejos conocidos

Alemania, Brasil, Argentina y Holanda se han visto entre sí las caras en los Mundiales en muchas oportunidades, dejando recuerdos imborrables en los aficionados. Los alemanes y brasileñoslo hicieron solo en una ocasión que se volvería inolvidable: la final del Mundial 2002 en Yokohama, Japón.

Oliver Kahn, tras la derrota del 2002.

Oliver Kahn, tras la derrota del 2002.

La generación de Pelé y Beckenbauer solo se enfrentó en partidos amistosos, al igual que la de Lothar Matthäus y Zico. A la de Oliver Kahn y Ronaldo, en cambió, si le tocó en serio y la peor parte la llevó el portero alemán, que venía siendo el mejor jugador del Mundial hasta que en la final cometió un grave error al dejar escapar el balón tras un disparo sin mayor peligro de Rivaldo. Ronaldo transformó el rebote en gol.

A la derrota 2-0 en Yokohama le seguiría el primer enfrentamiento en una semifinal como la actual del Mundial 2014. En el 2005, en la Copa Confederaciones de Alemania, Brasil derrotó 3-2 a Alemania, que se quedó con las ganas de disputar ante su afición un gran título internacional. La balanza, entonces, se inclina a favor de los sudamericanos, lo que también sucede en el caso Argentina contra Holanda.

Estas dos naciones se han enfrentado en cuatro Mundiales distintos, y aunque los europeos han ganado en dos ocasiones, y en otra consiguieron un empate, los sudamericanos le propinaron la derrota más dolorosa de su historia, negando la esperada recompensa a una generación de futbolistas excepcionales. En la fase de grupos se midieron dos veces, ambas en territorio alemán. La primera en 1974 (4-1 para Holanda), la segunda en el 2006 (empate 0-0).

En Francia (1998) los holandeses eliminaron a los argentinos en los cuartos de final (2-1), tomando una simbólica revancha de la penosa derrota (3-1) sufrida 20 años atrás en la final el Mundial de 1978, donde por cierto, como en este 2014, también disputaron las semifinales los mejores de Europa y Sudamérica: Argentina, Brasil, Holanda e Italia, en el cupo que hoy llena Alemania.

DW recomienda