El lado oscuro del boom del bitcoin | Economía | DW | 13.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

El lado oscuro del boom del bitcoin

Solo pocas personas utilizan bitcoins, pero todos pagamos el precio de los efectos que la criptomoneda causa en el medio ambiente. La fabricación de bitcoins utiliza más energía que un país entero.

En 1860 se desató "la fiebre del oro" en California. Para los mineros, que buscaban hacer fortuna rápidamente, el medio ambiente era algo a lo que no se le prestaba mucha importancia. Por ello, devastaron grandes extensiones de tierra y ensuciaron riachuelos y ríos. Al final dejaron abandonados y oxidados sus equipos de minería, quedando así estas tierras fértiles enterradas bajo el barro y los sedimentos. 150 años después, sus descendientes de Silicon Valley dejan nuevos despojos. La moneda digital bitcoin, la que ha llegado a ser negociada por un valor de 17.000 dólares, ha sido puesta en tela de juicio debido a su exorbitante valor energético. 

 

Más información:

El dinero del futuro

Crypto Valley en plenos Alpes suizos

 

Los críticos de la criptomoneda dicen que es una divisa "sucia" por una razón muy simple: cada bitcoin es producido sobre la base de algoritmos, los cuales requieren una excavación virtual extenuante que necesita, a su vez, de una inmensa cantidad de energía para ser promovida.

La página web Digiconomist refirió que después del año 2017 el valor del bitcoin se multiplicó y que la energía que utiliza la moneda virtual es de unos 32 teravatios-hora (TWh). Esto quiere decir que la energía usada por el bitcoin corresponde a la misma que usan las ciudades pequeñas.

El análisis de Digiconomist es uno de los más famosos, pero no es el primero que ha comparado la energía utilizada por la moneda virtual con países o ciudades. Desde el 2014 matemáticos de la Universidad de Maynooth comparan la energía utilizada del bitcoin con la que usa Irlanda.

No obstante, las cifras varían considerablemente. En noviembre la empresa de software SetOcean calculó que el uso de energía correspondía a la mitad del valor que fue estimado por Digiconomist. En julio, otra firma aseguró que la demanda en realidad era de un cuarto de lo dado a conocer originalmente, lo que -sin embargo- es mayor que el cálculo que realizó Harald Vranken de la Open University. ¿Pero realmente cuánta energía requiere la minería virtual del bitcoin? 

Descentralizada y anónima

Todos los cálculos de energía son difíciles, ya que para el bitcoin no existen instancias de supervisión. Casi todos los inversores en bitcoins, que no son ni gobiernos ni bancos, usan la criptomoneda para su creación. Así funciona la minería virtual del bitcoin, que usa una serie específica de números. Con estos supercomputadores que funcionan como excavadoras virtuales, se puede calcular algoritmos extremadamente complicados. Al final se descifra un algoritmo que será verificado por otra red del bitcoin.

Cuando estos mineros virtuales tienen suerte encontrando su mina de algoritmos, reciben fragmentos de un bitcoin recién grabado, siempre y cuando agreguen un nuevo registro en el libro de transacciones virtuales del bitcoin llamado "Blockschain”.

El analista de Digiconomist Alex de Vries, cuyo "Bitcoin Energy Consumption Index" ha sido muy criticado, está convencido de que se podría contar un valor energético mucho menor. Para ello se tendría que dividir el completo sistema de rendimiento de cuenta por medio de la eficiente "máquina minadora". Así se puede sacar el promedio de la demanda de energía de cada "máquina minadora". 

Mina de carbón en China.

Mina de carbón en China.

Este método ignora factores importantes, como por ejemplo el enfriamiento de grandes firmas y máquinas minadoras antiguas. pese a ello, De Vries manifiesta "que se producen alrededor de 100 kilovatios por hora (kWh) más por transacción". Alrededor de 300.000 transacciones de bitcoins se realizan cada año. Si se cuenta el transcurso de las facturas de un año de energía de 100 kWh, cada factura representaría la mitad de energía que utiliza Nigeria en un año.

El análisis de Digiconomist sobre una "mina digital de bitcoins” se llevó a cabo en el centro de Mongolia, donde la energía se genera en plantas de carbón, y vaticinó que una transacción de bitcoin genera la misma huella de carbono que un vuelo de pasajeros a bordo de un Boeing 747.  Análisis optimistas indican que solamente el incentivo económico de utilizar energía rentable aceleraría la ampliación de energías renovables.

De Vries plantea por último que aunque el bitcoin se creó solamente hace 8 años, ya utiliza entre el 0,05 y el 0,15 por ciento de la energía mundial. Es por eso que el analista califica la monera virtual como insostenible.

Autor: Ajit Niranjan 

 

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema