1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

El “hombre de hierro”

Daniel Unger. Ése es el nombre de la gran esperanza alemana en la prueba de triatlón olímpico. Cuatro años después de Atenas, Unger espera su revancha.

default

Daniel Unger.

Campeón mundial en casa, en Hamburgo en 2007, Daniel Unger quiere resarcirse del mal sabor de boca que le dejó Atenas 2004, cuando una enfermedad le apartó de los Juegos Olímpicos. Había entrenado duro, quizás demasiado. Es por ello que la preparación para Pekín ha sido un poco más “relajada”: cada día nada cinco kilómetros, corre diez más antes de la comida y acaba con 80 kilómetros de bicicleta y 15 kilómetros más a pie. Casi nada. Confía en llegar en plena forma a la prueba de triatlón. En cuanto a moral se refiere, afirma llegar fuerte, sobre todo después de su triunfo, el pasado mayo, en la prueba de la Copa del Mundo disputada en Sudáfrica.

Dura contienda

Como la mayoría de favoritos al oro, ha reservado fuerzas para la cita olímpica y ha preferido prescindir del Campeonato del Mundo de Vancouver, en Canadá. Llegar demasiado cansado a Pekín se puede pagar muy caro, sobre todo si tenemos en cuenta las duras condiciones en que se disputará la prueba: altas temperaturas, una terrible humedad y, para colmo, un alto grado de contaminación. Eso sí, unas condiciones que van a ser iguales para todos y que harán que sólo el más fuerte sea capaz de hacerse con el oro.

Favoritos hay muchos, quizás demasiados, según Unger. El triatleta alemán, de 30 años, cita a australianos, neozelandeses y canadienses, pero tiene en mente al nombre que figura en todas las apuestas, el del español Javier Gómez Noya, primero del ranking mundial y líder de la general de la Copa del Mundo, donde ha cosechado tres triunfos. Tras él, también cuentan con opciones los otros dos triatletas alemanes que completan el equipo teutón: Jan Frodeno y Christian Prochnow. En total, entre diez y doce competidores que pueden optar a las medallas. La clave, según Unger, estará en la fortaleza mental, en la capacidad para adaptarse a las extremas condiciones de temperatura y humedad, así como en la rapidez de las transiciones entre las pruebas.