1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

"El gobierno griego debe aceptar la realidad"

El director del Instituto de la Economía Alemana, cercano al empresariado, dice que Alemania no tiene por qué cambiar su posición respecto de las condiciones para la reestructuración de la deuda pública griega.

Este jueves (19.02.2015), el gobierno griego presentó a tiempo la solicitud para la prórroga de ayudas financieras europeas. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reconoció dicho paso como una disposición a alcanzar acuerdos. En cambio, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, afirmó que “no se trata de una propuesta sustancial para una solución”. El funcionario germano rechaza la concesión de nuevas partidas financieras millonarias a Atenas.

DW: Señor Hüther, ¿cómo evalúa Usted esta situación?

Michael Hüther: La solicitud griega muestra un acercamiento, si se toman en cuenta las anteriores posiciones extremas del nuevo Gobierno. Pero, naturalmente, su contenido no corresponde a las condiciones que sirven de base a la actual política contra la crisis, ni a la lógica del eurogrupo. Se trata solamente de una solicitud de prórroga del marco crediticio por seis meses, y luego, de más tiempo para negociar acerca de otras condiciones. Pero el eurogrupo no está dispuesto a negociar estas condiciones, y tiene buenas razones para ello. En vez de ello, debemos preguntarnos cómo logrará avanzar Grecia. Hasta ahora, el nuevo Gobierno ha defendido una política que representa una liquidación retroactiva de las posibilidades de crecimiento. Por eso es comprensible que el señor Schäuble vea la misiva con ojos muy críticos, y la rechace. Además, el señor Juncker no es aquí el responsable. El interlocutor es el eurogrupo, y no la Comisión Europea.

¿Qué debería suceder entonces?

Debe quedar claro que el gobierno griego acepta lo que hasta ahora no ha querido aceptar: que para recibir ayudas hay un marco que las acompaña, y que este marco define las adecuaciones correspondientes a la consolidación presupuestal y el desarrollo a mediano plazo de la deuda pública. Algo debe subrayarse: en los próximos diez años, Grecia no deberá hacer pagos por amortización de capital. Desde 2012, Grecia paga intereses altamente subvencionados. La tasa promedio es de 2,4 por ciento. Por sí mismo, esto no implica una exigencia excesiva. Por otra parte, la posición de Europa no es otra cosa que la respuesta al fracaso de las instituciones públicas en Grecia. Algo así no cae del cielo.

¿Cuál es su pronóstico? ¿Permanecerá Grecia en la eurozona?

El gobierno griego deberá pensarlo muy seriamente. Abandonar la eurozona implicaría una muy abrupta, masiva y profunda pérdida de bienestar que no podría ser corregida ni sanada en el corto plazo. Ningún gobierno puede hacerle eso a su pueblo, ni tiene el mandato para ello. La cuestión es si habrá la capacidad para lograr acuerdos en cuanto a perspectivas fundamentales. Todos en Europa estarían dispuestos a la manera como Grecia piensa lograr sus metas presupuestales o alcanzar la consolidación presupuestaria. Pero las primeras medidas del gobierno griego son precisamente lo contrario: engrosar el sector público, rechazar o revertir privatizaciones. Es exactamente lo opuesto. El gobierno griego deberá aceptar en algún momento los fundamentos. La alternativa sería soportable para Europa, pero no para Grecia.

¿Entonces Alemania debería mantenerse firme en su posición?

Alemania no tiene razón alguna para cambiar de posición. Y no está sola. Pretender que se puede aislar a Berlín es un claro error de apreciación de nuevo gobierno griego. No ha funcionado ni hacia los otros países en crisis, ni tampoco de cara a Francia e Italia, y ciertamente tampoco hacia los otros miembros de la zona euro. Todos coinciden en que aquí está en juego la credibilidad de Europa y de su moneda común. Por eso es tiempo de que el gobierno griego reconozca la realidad.

Michael Hüther es investigador económico y director del Instituto de la Economía Alemania en Colonia, organismo cercano al sector empresarial.

DW recomienda