1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El Estado Islámico está debilitado, según Estados Unidos

Al cumplirse un año del comienzo de la ofensiva aérea contra las fuerzas yihadistas, éstas han perdido terreno, de acuerdo con el análisis de Washington.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos aseguró este sábado (08.08.2015) que la milicia radical Estado Islámico ha perdido terreno en Irak y Siria gracias a los ataques aéreos lanzados por la coalición internacional liderada por Washington. “Hace un año, el EI había avanzado sin impedimentos por Irak. Pero en el último año hemos hecho avances considerables”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Para el Pentágono, los yihadistas han registrado pérdidas en casi todos los frentes, mientras que las fuerzas antiEI controlan dos terceras partes de la frontera norte de Siria y en Irak la milicia radical ya no puede actuar libremente en alrededor del 25-30 por ciento del territorio habitado que tenían bajo su control. Eso sería gracias, en parte, a las casi 6.000 operaciones lanzadas por la coalición, formada por más de 60 países.

Según la Casa Blanca, los yihadistas fueron obligados a retroceder el año pasado en el norte de Siria a un territorio de 17.000 kilómetros cuadrados. De la frontera entre Siria y Turquía, el EI sigue controlando unos 110 kilómetros, frente a los casi 300 que dominaba antes de que fueran expulsados de la ciudad fronteriza de Kobane el pasado enero. Sobre el terreno, los combatientes peshmerga kurdos son los que mayores éxitos han anotado contra el EI.

Una guerra distinta

“Los líderes del EI ya no tienen un refugio seguro (en Siria o Irak), y estamos tomando medidas para interrumpir sus finanzas y dificultar el reclutamiento de combatientes extranjeros”, agregó Earnest. No obstante, datos de inteligencia estadounidenses citados esta semana por varios medios indican que los yihadistas cuentan con entre 20.000 y 30.000 efectivos, unas cifras que el Pentágono no ha confirmado pero que situarían la fuerza del grupo en el mismo punto que hace un año, cuando empezaron los bombardeos.

“El EI lleva meses sin lograr victorias significativas, pero tampoco se ha visto obligado a dar marcha atrás. Al mismo tiempo ha inspirado movimientos similares y nuevos reclutamientos en otros países, lo que amplía su alcance en términos prácticos”, dijo a EFE un experto en defensa de la American University, Gordon Adams. A eso se suman las filiales del EI en Libia o Egipto, donde se han convertido en un grave problema.

El jefe de la fuerza combinada de la operación “Determinación Inherente” (como se denomina la campaña contra el EI), el general Kevin J. Killea, rechazó la semana pasada la idea de que no se han hecho avances sustanciales en la campaña. “En mi opinión, esta no es la misma lucha que cuando empezó, y lo digo basándome en los efectos que hemos tenido sobre el EI. Son mucho más territoriales, lo que quiere decir que están mucho más a la defensiva que a la ofensiva”, afirmó Killea.

DZC (EFE, dpa)