1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El dron sin permiso para volar

Una comisión investigadora del Parlamento alemán analiza las causas de la debacle causada por el fracaso de proyecto de drones Euro Hawk. El ministro de Defensa es uno de los 19 testigos citados a declarar.

El dron de esclarecimiento Euro Hawk no le hizo honor a su nombre. En lugar de alzar vuelo, el prototipo la nave permanece en el hangar, sin disponer de permiso para volar. Y el ministro de Defensa alemán, Thomas de Maiziere, se encuentra en el foco de las críticas.

Se trata de la mayor crisis que le ha tocado enfrentar hasta ahora al ministro, quien tendrá que dar explicaciones sobre un despilfarro de dinero de dimensiones monstruosas. ¿Cómo es posible que su Ministerio haya invertido 600 millones de euros en un dron que no puede volar en el espacio aéreo alemán por razones de seguridad?

Por poco el caso le cuesta el puesto al ministro. Pero Thomas de Maiziere se defiende con el argumento de que evitó un daño aún mayor, al detener el proyecto del Euro Hawk a mediados de mayo; e insiste en que tomó tal decisión en el momento oportuno.

Críticas de la oposición

Por el contrario, políticos socialdemócratas, verdes y de La Izquierda se muestran convencidos de que apretó el freno demasiado tarde, dilapidando millones de euros del erario público.

Los partidos de oposición en Berlín exigieron la constitución de la comisión investigadora, papel que asumió la comisión de Defensa. Ahora sesionará durante la pausa veraniega, por así decirlo, en el último minuto antes de las elecciones parlamentarias de septiembre. Y, por supuesto, habrá también una pizca de campaña electoral en el debate sobre las debacle de los drones.

Durante seis jornadas de sesiones, serán interrogados 19 testigos, entre ellos el ministro de Maiziere y sus secretarios de Estado, dos ex ministros de Defensa y representantes de las empresas armamentistas implicadas.

Thomas de Maiziere, un ministro en aprietos.

Thomas de Maiziere, un ministro en aprietos.

La historia del fiasco

Uno de los primeros en comparecer será Rudolph Sharping, quien ocupaba la Cartera de Defensa hace más de diez años, cuando se decidió que era necesario para el ejército contar con drones. En 2005 se materializó una joint venture entre el consorcio europeo EADS y la firma estadounidense Northrop Grumman, que fabrica el dron Global Hawk, hermano del fallido Euro Hawk. Se preveía que la nave fuera fabricada por los estadounidenses, mientras el sistema de esclarecimiento “ISIS” sería desarrollado especialmente para el ejército alemán por Cassidian, una filial de EADS.

De esta constelación emanaron los problemas que finalmente llevaron al fracaso del proyecto. El permiso de circulación estadounidense para el Euro Hawk no valía en Alemania, ni pudo ser conseguido en este país. Por una parte Alemania no tiene aún experiencia con esa nueva tecnología y, por otro lado, en la documentación faltaron detalles técnicos que los norteamericanos no entregaron, según el Ministerio de Defensa germano. En consecuencia, no se pudo descartar definitivamente que el dron fuera un peligro para el tráfico aéreo civil.

Aunque los fabricantes insisten en que los problemas se pueden resolver, eso costaría aún más dinero. Y De Maiziere ya ha dado oficialmente por terminado el proyecto. En consecuencia, ahora solo queda dar las explicaciones del caso a la comisión parlamentaria.

Autora: Nina Werkhäuser /ER

Editor: José Ospina

DW recomienda