1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El dilema de la ayuda al desarrollo

El presupuesto del ministerio alemán de Cooperación para el Desarrollo fue recortado, pero el ministro Dirk Niebel no parece preocuparse demasiado. Sin embargo, ¿podría Alemania hacer más por los países en desarrollo?

El ministro alemán, Dirk Niebel en Kenia.

El ministro alemán, Dirk Niebel en Kenia.

Lo que importa no es la suma sino la efectividad con que se la invierte. El lema del ministro encargado de la cooperación económica entre Alemania y los países en desarrollo no genera mucha credibilidad.

La estrategia de Dirk Niebel es tema de debate en Alemania. Luego de que el mismo Niebel propusiera la disolución de ese ministerio, el tema desapareció de la orden del día cuando esa cartera le fue adjudicada a su partido, el liberal (FDP). Él, una vez nombrado jefe del ministerio de Cooperación para el Desarrollo, nunca más volvió a hablar de disolución. Recientemente, Niebel se mostró indignado por los recortes que el gobierno ordenó en su ministerio para 2013, pero cuando Los Verdes exigieron la anulación de esa medida, Niebel mismo se opuso, a pesar de que iba en contra de su propia petición.

Metas del milenio: ¿inalcanzables?

Ahora, el mismo ministro de Cooperación Económica y Ayuda al Desarrollo se muestra especialmente sincero. Niebel confesó ante el diario Rheinische Post que “la promesa de destinar el 0,7% del producto interno bruto para los países en desarrollo es una mentira”.

Su argumento: “Si la mayoría de parlamentarios no vota por el cumplimiento de la promesa, nadie necesita decir que hay voluntad de cumplirla”, dijo Niebel. En el marco de las Metas del Milenio (2000) de Naciones Unidas, varios de los países industrializados se comprometieron a destinar parte de sus ganancias para ayudar a los más pobres. Un objetivo que debe ser cumplido en 2015.

Mientras la canciller alemana, Angela Merkel, siempre ha asegurado querer cumplir con el compromiso adquirido del 0,7%, lo cierto es que Alemania sólo aporta alrededor del 4%. Un monto que, debido a los recortes previstos en 2013, no tiene perspectivas de ser elevado.

El presupuesto del ministerio alemán de Cooperación Económica contará el próximo año con 6,3 mil millones de euros, 87 millones menos que en 2012.

La diferencia entre “poder” y “querer”

“Alemania puede aportar más”, afirma Tobias Hauschild, consultor de finanzas para el desarrollo, de la ONG, Oxfam. Hausschild pone el ejemplo de Holanda y Suecia “que demuestran que es posible cumplir con el compromiso mínimo del 0,7%.” También Gran Bretaña se acerca al cumplimiento de esta Meta del Milenio.

Para Peter Wolff, experto en finanzas del Instituto Alemán de Política de Desarrollo (DIE) el asunto no es si Alemania puede sino si Alemania quiere. Wolff apunta que, en vista de la crisis del euro, el gobierno de Merkel ha cambiado las prioridades de su política.

Es más, concluye Wolff, Alemania financia proyectos medioambientales con dinero que no sale de las arcas del ministerio de Ayuda al Desarrollo, como la actual Cumbre de Doha, por ejemplo.

¿Alternativas?

Dirk Niebel cree que las inversiones privadas en los países en desarrollo pueden suplir los recortes de las ayudas estatales alemanas. Pero Oxfam no cree mucho en esa estrategia. Hausschild critica que “depositar la confianza en el sector privado es esquivar la responsabilidad”. Las empresas invierten porque tienen intereses económicos y “la promoción de la educación y la salud necesitan la cooperación para el desarrollo.”

Autor: Julia Mahncke / José Ospina-Valencia

Editor: Cristina Papaleo

DW recomienda