1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

El cuchillo: un arma legal imposible de prohibir

El reciente ataque con cuchillo en Hamburgo pone en evidencia la imposibilidad de controlar a los criminales que actúan solos. Estos utilizan armas para las que no se requiere ninguna licencia. Y no todos son islamistas.

En febrero de 2016, la joven Safia S., de 15 años, atacó con un cuchillo a un policía en la central de trenes de Hannover. Pese a que el agente de seguridad iba acompañado por un colega, fue gravemente herido en el cuello. La adolescente había utilizado un cuchillo para cortar verduras. 

Islamistas recomiendan ataques con cuchillos

En enero de este año, Safia S. fue condenada a seis años de prisión. La agresora, de la que se cree que simpatiza con el grupo yihadista Estado Islámico, es la terrorista de trasfondo islamista más joven en Alemania. Su caso es uno de muchos en los que los criminales actúan solos y matan sin usar armas de fuego o bombas. Últimamente se multiplican los ataques con cuchillos, automóviles y camiones. Puesto que casi todos poseen estas potenciales armas, el peligro aguarda en cada esquina.

Más información:

-Opinión: Atacantes potenciales, un peligro difícil de reconocer

-Un muerto y seis heridos por ataque con cuchillo en Hamburgo

A principios de 2017, el Ministerio del Interior del estado de Renania del Norte-Westfalia advirtió de ataques con cuchillos. En internet circulaban varios videos, en los que se exhortaba a atacar a policías.

Cuchillos, parte del equipamiento básico

El alcalde de Hamburgo, Olaf Scholz, deposita flores en el lugar del ataque.

El alcalde de Hamburgo, Olaf Scholz, deposita flores en el lugar del ataque.

Sin embargo, hoy día el cuchillo no solo forma parte del equipamiento básico de potenciales terroristas islamistas. Cada vez más jóvenes entre 15 y 30 años portan armas blancas y las usan en peleas. El líder del sindicato policial de Renania del Norte-Westfalia, Arnold Plickert, describe esta situación como alarmante. "Quien porta un cuchillo, generalmente no duda en usarlo", dice por experiencia.

Desde 2003 están prohibidos varios tipos de cuchillos, así como las navajas desplegables y las navajas automáticas. Asimismo, desde hace algunos años no está permitido portar armas corto punzantes. Quien no se atenga a este reglamento, debe pagar una multa de hasta 10.000 euros.

Sin embargo, en muchos casos estas restricciones no impiden las agresiones. En la localidad de Wachtendonk, por ejemplo, cerca de la frontera con Holanda, el año pasado un joven de 23 años sufrió un ataque con un cuchillo tras salir de la alberca. El arma era un cuchillo de cocina de ocho centímetros de largo. 

No hay advertencia

Según la psicóloga alemana Susanne Altweger, "como consecuencia de los recientes ataques terroristas, muchos jóvenes se sienten con derecho a armarse. Además muchos creen que al portar un cuchillo pertenecen al mundo de los adultos."

En 1990, Oskar Lafontaine fue víctima de un ataque con arma blanca.

En 1990, Oskar Lafontaine fue víctima de un ataque con arma blanca.

Los criminales que emplean un cuchillo vienen de casi todos los entornos políticos, ideológicos, religiosos y sociales. El 17 de octubre de 2015, por ejemplo, el alemán Frank S. atacó a la entonces candidata a alcalde de la ciudad de Colonia, Henriette Reker, en rechazo a su política de refugiados.

Nadie está a salvo de un ataque con cuchillo. Mucho menos cuando el agresor tiene problemas mentales. En abril de 1990, el político alemán Oskar Lafontaine fue víctima de un ataque con arma blanca. Tras una aparición en público, en Colonia, se le acercó una mujer que portaba un ramo de flores, del que sacó un cuchillo. Lafontaine fue herido de gravedad.

Autor: Volker Wagener (VT/ERS)         

DW recomienda